Uno de los peores flagelos de la humanidad son las personas que caminan lento. Qué gente más apestosa, sobre todo cuando andan de a dos. Ahí van caminando con sus estúpidos pasos, hablando de la levedad del ser, mientras bloquean calles, avenidas, escaleras del Metro y el normal desarrollo de la vida.

 

Por eso, hacemos un llamado. Tú, persona que camina lento, apúrate. De lo contrario, morirás antes que el resto.

No, no es una amenaza, sino que un hecho recientemente avalado por la ciencia.

Investigadores de la Universidad de Leicester, Inglaterra, siguieron la vida de 420.727 personas durante un período de seis años para ver comportamientos asociados a índices de mortalidad. Una de las cosas que descubrieron fue que las personas que caminan lento tienen entre 1,8 y 2,4 más probabilidades de morir de enfermedades cardíacas que quienes caminan rápido.

En palabras del líder del estudio, Tom Yates:

“Esto sugiere que el ritmo de tu caminar es un predictor independiente de muertes relacionadas al corazón”

Esto también significa que quienes caminan rápido, generalmente, tienen mejor estado físico y salud, además de mayor tolerancia al ejercicio que aquellos con espíritu de tortuga o caracol.

Por cierto, antes que digas que existen otros factores que puedan estar relacionados, el estudio también tomó en cuenta elementos como el índice de masa corporal, dieta y tabaquismo, descubriendo que la conclusión se mantenía igual, tanto para hombres como para mujeres.

Si no caminas rápido, vas a morir antes que el resto. Punto.

¿Qué más puedes decir de aquellos que caminan lento? Deja tu opinión.