Dormir, además de ser un placer incomparable, también es clave en la salud humana. Los efectos del sueño sobre las personas han sido ampliamente descritos, por lo que hablar nuevamente de su impacto en el sistema inmunológico, el peso y el estado mental no tiene sentido.

Sin embargo, dormir no es lo mismo que dormir bien. Y para lograr el anhelado sueño reparador es clave la posición en la que dormimos: ésta puede hacer la diferencia entre llegar descansados a nuestras actividades o hacerlo llenos de achaques.

El Wall Street Journal publicó una interesante nota e infografía en la cual resume las posiciones que deberías adoptar al dormir si tienes diferentes problemas de salud. Según la opinión de médicos y de investigaciones, acá están las claves para que dormir tenga un impacto favorable en varios problemas de salud:

RONQUIDOS Y APNEAS DE SUEÑO

Los especialistas concuerdan con que una forma de disminuir los efectos nocivos de estas patologías es dormir de espaldas. Recuerda que en la apnea de sueño se presentan interrupciones frecuentes de la respiración que son causadas por el bloqueo o angostamiento de la vía respiratoria. Se estima que no más del 10% de los pacientes que tienen estos problemas pueden curarse solo cambiando de posición, lo que es bajo. Sin embargo, representa una esperanza para muchos de los que no dejan dormir a nadie en la noche con sus ronquidos. Como sabrás, los afectados por la apnea de sueño corren riesgo de morir de un infarto mientras duermen.

REFLUJO

Quienes tienen esta condición deberían dormir de lado. Esto no es tan difícil ya que se estima que un 57% de las personas comienza su descanso de esta manera. Algunos estudios incluso sugieren que dormir de tu lado izquierdo es mejor aún para esta dolencia. Dormir de espaldas no es recomendado, ya que si no tienes tu cabeza lo suficientemente elevada respecto del estómago puedes empezar a recibir en tu esófago los contenidos gástricos. Si dormir de lado no es lo tuyo, una buena solución para que la cabeza esté algunos centímetros por sobre la línea del estómago es ponerle ladrillos a las patas de la cama, obviamente por el lado donde pones la almohada.

DOLOR DE ESPALDA

Acá hay varias alternativas. Puedes acostarte de espaldas y poner una almohada debajo de tus rodillas y una pequeña toalla enrollada al final de la columna, en ese pequeño espacio que queda antes de que la espalda cambie de nombre. Si prefieres dormir de lado, pon una almohada entre tus piernas y además podrás aliviar problemas de rodilla y caderas. Y si no hay forma de que dejes de dormir boca abajo, que es la peor posición para este problema de salud, entonces pon una almohada en la parte baja de tu estómago, cerca de la pelvis.

DOLOR DE HOMBROS

Si te duele uno de los hombros, obviamente lo primero es evitar acostarte de lado apoyándote en ese hombro.  Acuéstate de lado, apoyado sobre el otro, abrazando una almohada. De todas maneras, acá lo mejor es dormir de espalda, con una pequeña almohada sobre el hombro que te duele.

DOLOR DE CUELLO

Evita dormir boca abajo ya que inevitablemente girarás tu cara hacia uno de los dos lados para poder respirar. Estar así comprime las juntas de tus huesos y aumenta el dolor. Lo mejor acá es dormir de espaldas o de lado. Lo ideal es que adquieras una almohada con forma de U, que te permitirá soportar el espacio que hay entre tus hombros y la cabeza.

Te dejamos con la INFO publicada por The Wall Street Journal:

dormir

 

 

Sobre El Autor