El cáncer de próstata es una de las enfermedades más comunes entre los hombres del planeta y años de estudio han llevado a la conclusión de que la mejor forma de prevenirlo está, literalmente, en tus manos.

Según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad Harvard -lo que realza su seriedad-, la cantidad de veces que eyaculas al mes es de vital importancia. De hecho, entre más lo hagas, ya sea teniendo sexo o masturbándote, menos posibilidades tienes de desarrollar la enfermedad.

Para llegar a dicha conclusión, el estudio abordó las costumbres sexuales de 32.000 hombres. Escarbando y escarbando, incluso, llegaron a un número mágico. Quienes experimentan un orgasmo al menos 21 veces al mes reducen la chance de sufrir cáncer hasta en un 33%. O sea, un tercio.

Sí, 21 sesiones de intimidad con tu pareja, 21 ocasiones de amor propio o una mezcla de ambas.

“Encontramos que los hombres que reportan una mayor frecuencia eyaculatoria en la edad adulta tiene menos probabilidades de ser diagnosticados con cáncer de próstata… Este estudio entrega la evidencia más sólida a la fecha sobre los beneficios de la eyaculación en la prevención del cáncer de próstata”, afirmaron los autores de la investigación.

 

Si bien los científicos no saben la razón exacta de por qué esto es tan bueno, las teorías apuntan a que cada vez que uno libera a sus soldados el sistema también elimina toxinas y fluidos dañinos que si se estancan podrían generar una serie de problemas de salud.

Nunca un remedio fue tan placentero.

Manos a la obra.