El deporte es saludable y la bicicleta, además de ser una forma entretenida de pasear, puede representar un gran ejercicio. Pero de ahí a transformarse en un tratamiento hay varias pedaleadas de distancia. Excepto en Boston, donde ahora los doctores pueden prescribir el uso de un sistema casi-gratuito de bicicletas compartidas. Detrás de este programa hay una intención clarísima: ayudar a los pacientes de bajos ingresos a mantenerse en forma.

Es esta ciudad, como en muchas otras del primer mundo, pobreza y obesidad van lamentablemente de la mano. la gente de menores ingresos suele ahorrar en comida y esto implica muchas veces una alimentación abundante en comida chatarra de bajo precio, muy calórica y pletórica de azúcar y grasas.

El programa “Prescribe-a-Bike” permite a los médicos del Boston Medical Center (BMC) prescribir a los pacientes el uso de un programa de bicicletas compartidas llamado “Hubway” que tradicionalmente cuesta US$ 85. Así, por el pago de solo US$5, quienes tienen problemas de obesidad y bajos ingresos pueden hacer ejercicios mientras se desplazan por la ciudad.

Kate Walsh. Directora del BMC, recalcó la importancia de la iniciativa como una forma de ayudar a los pacientes de obesidad que son pobres: “las estadísticas muestran que uno de cada cuatro residentes de bajos ingresos de Boston son obesos, casi el doble de los residentes de ingresos altos”. Recalcó que el ejercicio regular es clave para combatir esta tendencia y que “Prescribe-a-Bike” va en esa línea.

Para calificar como beneficiario del subsidio, los participantes deben ser residentes de Boston, tener más de 16 años y deben recibir alguna forma de asistencia pública o tener un ingreso familiar de no más de 400% del nivel de pobreza.

 

Sobre El Autor

Periodista, romántico empedernido, sufridor confeso. Su vida es una película, una comedia romántica con toques dramáticos, pero comedia al fin y al cabo. Cree en Dios para los partidos de la Selección o cuando no puede olvidar a una fémina. Ama el tango y el Glam-Rock, pero no odia el reggaetón. No le gusta como sale en las fotos.