¿Se te está yendo la gente del estadio? ¿No te está quedando un pelo de tonto? La calvicie es uno de los grandes dramas estéticos del hombre. Perder cabello es una procesión dolorosa que ves cada día en la almohada, en la ducha y en las bromas de quienes gozan de pelaje largo y lustroso. Pero puede ser aún peor, y mucho más serio.

Científicos acaban de relacionar un tipo específico de calvicie a un mayor riesgo de desarrollo de cáncer de próstata agresivo.

En un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology se analizaron los datos de 39.070 hombres de entre 55 y 74 años, quienes pasaron por pruebas para detectar diferentes tipos de cáncer. A todos ellos se les pidió recordar el tipo de pérdida de cabello que habían tenido desde los 45 años. Del total hubo 1.138 hombres diagnosticados con cáncer de próstata, de los cuales 571 sufrieron con un tipo agresivo. Al cruzar los datos, los expertos encontraron que los varones que tenían un cierto patrón de calvicie estaban un 40% más expuestos a este mal que quienes perdían el cabello de otra manera.

Ahora, ¿cuál es ese patrón? La calvicie en forma de M, en la que el pelo va retrociendo rápidamente en la frente y de manera moderada en el tope o corona de la cabeza hasta formar una herradura vista desde arriba. La famosa cabeza de rodilla.

Solo con afanes ilustrativos piensa en el DT argentino Carlos Bianchi, en Montgomery Burns o Silvio Berlusconi sin implante capilar.

Obviamente no es para entrar en pánico, pero si sufres de este tipo de calvicie no sería mala idea cumplir religiosamente con tus chequeos médicos.

Dato #QuéInteresanteCuéntanosMás: La calvicie masculina es una característica pasada de madre a hijo. O sea si quieres saber si serás calvo o no, mira el pelo de tu abuelo materno.