Si nunca corres y te mandas un sprint a toda velocidad, ¿qué pasa? Quedas con la lengua afuera en los primeros diez metros. Si nunca mueves la pelvis, ¿qué esperas de tu performance sexual? Parece lógico, pero hasta ahora nadie había vinculado la baja performance sexual -eyaculación precoz incluida- a la carencia de movimiento muscular en la zona de la cintura.

El genio detrás de esta investigación es el italiano Antonio Pastore de la Universidad de Sapienza, Roma. Il Dottore lideró un estudio cuya conclusión es reveladora: 12 semanas de ejercicios pélvicos ayudan a mejorar los problemas de duración en el acto amatorio.

Pastore siguió la rutina de 40 hombres entre 19 y 46 años, a quienes les dio un plan de trabajo, con ejercicios de suelo destinados a fortalecer la zona. Antes de comenzar, el tiempo promedio de eyaculación de la muestra era de apenas de 31,7 segundos. Terminadas las 12 semanas, el promedio se elevó a 146,2 segundos (2 minutos y 26 segundos). De los 40 participantes, 33 mostraron mejoras, cinco se quedaron igual que antes y dos se fueron antes de tiempo, con mejoras.

“Previamente, los hombres en el estudio habían intentado diferentes tratamientos, que incluían cremas, terapias de comportamiento, sin éxito”, afirmó Pastore. “Descubrimos que el hecho de que los hombres fueron capaces de mejorar sus vidas sexuales a través de sus propios esfuerzos, lo que ayudó a su autoconfianza”, agregó.

Pese al tamaño pequeño de la investigación, Pastore cree que “esta técnica ofrece diferentes beneficios sobre otras, incluyendo ahorro económico y ausencia de efectos colaterales”.