En pleno lanzamiento de su campaña en Barranquilla, el presidente colombiano Juan Manuel Santos se orinó en sus pantalones. Sea por el ímpetu de sus palabras o la emoción que lo embargaba en ese momento de su discurso, el hecho es que presentó un episodio de incontinencia urinaria que fue ampliamente difundido a través de canales de video, medios de comunicación y las redes sociales.

Por supuesto, no faltó quien consideró este hecho como algo muy gracioso de difundir y creó memes al respecto. Pero la mala noticia es que a ti también te podría pasar.

Juan Manuel Santos

Lo sucedido al presidente es común entre personas a quienes se extrajo la próstata

Aunque ni Santos ni su familia han querido hacer declaraciones sobre este hecho, la situación que afectó al mandatario es algo frecuente entre las personas que han sido sometidas a cirugías a la próstata como tratamiento contra el cáncer. El presidente fue operado en el 2012, a los 61 años, momento en que se extrajo la glándula prostática en un procedimiento conocido como prostatectomía radical.

Este procedimiento tiene como efectos secundarios la incapacidad de tener erecciones (impotencia) y la imposibilidad total o parcial de controlar la vejiga (incontinencia urinaria) por diferentes causas:

  • Incontinencia de esfuerzo: el tipo más común de incontinencia después de la cirugía de la próstata. Se producen fugas de orina al toser, reír, estornudar o hacer ejercicio. Es causada por problemas con la válvula muscular que retiene la orina en la vejiga.
  • Incontinencia por rebosamiento: se provoca cuando el hombre no es capaz de vaciar bien la vejiga. Suelen tardar mucho en orinar y tienen un flujo de gotas con poca fuerza. Generalmente es causada por el bloqueo o el estrechamiento de la salida de la vejiga debido a tejido cicatricial.
  • Incontinencia de urgencia: ocurre cuando la vejiga se vuelve demasiado sensible al estiramiento provocado por el llenado de orina. Los afectados por este tipo de incontinencia tienen una necesidad repentina de ir al baño.
  • Incontinencia contínua: Es menos frecuente, pero en ocasiones algunos hombres presentan esta incapacidad total de controlar la orina tras haber sido operados.

Tras la operación, es habitual que el control normal de la vejiga tarde en llegar. Lo frecuente es que esto llegue después de varias semanas o meses. Lamentablemente, nadie puede decirte cómo te afectará una operación de próstata en el manejo de la vejiga, aunque se sabe que los hombres más jóvenes suelen tener menos problemas que los mayores.

Para corregir el problema, normalmente se recurre a medidas de corrección como:

  • Ejercicios de Kegel: ayudan a fortalecer los músculos de la vejiga. Implican tensar y relajar ciertos músculos pélvicos. No hay consenso en los médicos respecto a la utilidad de esta técnica.
  • Medicamentos: Ayudan a los músculos de la vejiga o al esfínter pues afectan a los músculos o los nervios que los controlan. Suelen ser más eficaces con algunas formas de incontinencia (como la de urgencia) que las otras.
  • Cirugía: Se puede inyectar colágeno para apretar el esfínter de la vejiga o implantar un esfínter artificia.

Si bien la incontinencia urinaria es molesta e impacta sobre el ánimo y amor propio del paciente, está claro que es algo que se puede superar o con lo que se puede vivir. Lo más importante es que, si ya pasaste los 40 años, estés constantemente haciéndote chequeos médicos para una detección temprana del cáncer de próstata. Y, por supuesto, que averigües con tu médico cuáles son las conductas que puedes cambiar en tu estilo de vida para evitar esta enfermedad.