La clave para un asado saludable es la cerveza.

No estamos hablando de que este vital brebaje deba ser tomado acompañando un buen trozo de carne asada. Hablamos de que marinar las carnes con “unas frescas” por unas cuantas horas puede hacer la diferencia entre un asado más dañino y uno más saludable.

No nos mires así, no lo decimos nosotros que descubrimos el asado en los tiempos en que echarle pilsener a la carne era un acto culinario aprobado y venerado. Lo dice un estudio del Journal of Agriculture and Food Chemistry que detectó que sumergir un pedazo de cerdo por cuatro horas en la cerveza antes de hacer un asado al carbón reduce a más de la mitad los componentes cancerígenos provocados por la cocción al carbón.

De acuerdo a la investigación, cuando asas alimentos ricos en proteínas, hay dos componentes que pueden aparecer:

  • Aminoácidos Heterocíclicos (HCAs)
  • Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (PAHs)

Cuando la grasa de la carne cae sobre el carbón de leña, éste libera en el humo ambos componentes que son reconocidos cancerígenos.

Sin embargo, cuando la carne era marinada en cerveza, los investigadores descubrieron que se reducía el monto de PAHs al 53%. Las pruebas incluyeron diferentes tipos de chelas con particulares resultados:

  • Pilsner: 13% de reducción de PAHs
  • Pilsner no alcohólica: 25% de reducción de PAHs
  • Black Ale: 53% de reducción de PAHs

Si te interesa conocer más del estudio, puedes revisar el artículo Effect of Beer Marinades on Formation of Polycyclic Aromatic Hydrocarbons in Charcoal-Grilled Pork