La cantidad de estupideces que circulan por internet es abismal. Sobre todo en el campo de “las recetas o métodos caseros para…”

El ejemplo que hoy nos convoca es la idea que la Coca Cola sirve para broncearse.

No es broma. En el afán de combatir la palidez tipo Gasparín y lucir un cuerpo perfectamente bronceado, incluso en el invierno, hay gente que aplica Coca Cola en su piel, confiando que sus colorantes de caramelo harán el trabajo. De paso se ahorran el solarium o exponerse frente al sol.

Pero obviamente, la idea es una burrada: la Coca Cola NO SIRVE para esos efectos.

Peor aún, esparcir el refresco en tu humanidad puede causar problemas de salud. Joshua Zeichner, director de investigación cosmética y clínica en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, explicó a  Allure los riesgos detrás de esta práctica:

“Mientras algunos creen que usar Coca Cola puede acelerar el bronceado, en realidad es muy peligroso. Aplicarla en la piel puede oscurecer y manchar la piel, pero como los refrescos son ácidos también exfolia células muertas, aumentando la capacidad de la luz UV de penetrar en la piel. Últimamente esto aumenta el riesgo de quemarse”.

Demasiada exposición a los rayos UV, eventualmente, puede producir cáncer de piel. Así que la idea es evitarlo.

Incluso el sitio de Coca Cola en Reino Unido se refiere a esto, en su sección de rumores.

“Por mucho que amemos Coca Cola, realmente no la recomendaríamos para usarla de esa manera. No hay factor de protección solar en ella. ¡Es un refresco!”

Te lo repetimos de otra manera y con mayúsculas: NO SEAS BRUTO.