0.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)

Tener una cintura cuya curvatura es similar a la del globo terráqueo no es un chiste. Por mucho que uno se sienta orgulloso de su panza, de que declare públicamente que ha invertido dinero y asados en su construcción, que se haga el gracioso diciendo que parece lápiz corrector o que incluso se sienta lindo, porque Andrés Calamaro canta “Sexy y barrigón” (“Soy una buena combinación, de Homero Simpson con Rolling Stone”), los peligros están ahí. Diversos estudios afirman que una elevada cantidad de centímetros en la zona pueden causar diferentes enfermedades y, por cierto, la muerte.

¿Qué se considera una circunferencia abdominal fuera de los cánones saludables? De acuerdo a la Guía de Salud Familiar de la Escuela de Medicina de Harvard, los riesgos de sufrir un ataque al corazón debido al radio de la cintura se clasifican así:

  • Bajo. En hombres: 94 cm. o menor. En mujeres: 80 cm. o menor
  • Medio. En hombres: entre 94 y 101 cm. En mujeres: entre 81 cm. y 88 cm.
  • Alto. En hombres: 102 cm. y más. En mujeres: 89 cm. y más

Sin embargo, no son los únicos riesgos. Aquí presentamos cinco peligros de tener una cintura redonda como una pelota.

  1. Disminución la función pulmonar. En 2011, un estudio del Centro de Imagen y Diagnóstico de la Universidad de Kuopio, en Finlandia, reclutó a 284 hombres saludable y sin historial de fumadores. Ahí se determinó que quienes poseían un mayor radio abdominal tenían una peor performance en el espirómetro, que mide la capacidad respiratoria. La conclusión fue que quienes eran obesos tenían menor capacidad y volumen pulmonar.

  2. Degeneración arterial. Una investigación que tuvo a 305 individuos, entre ellos pacientes diabéticos, hipertensos y hombres saludables, determinó que una elevada circunferencia en la zona causaba rigidez arterial y arterioesclerosis. Lo sorprendente es que más allá de la enfermedad, el factor que más incidía en los diagnósticos era el radio abdominal.
  3. Pobre regulación de azúcar en la sangre. La presencia de grasa visceral en el abdomen forma hormonas que crean un caos en el sistema metabólico. Una de las consecuencias es la modificación de los receptores de insulina, lo cual la vuelve menos efectiva en la regulación del azúcar. La falla en este proceso es una de las causas que puede generar diabetes.
  4. Demencia y alzheimer. Durante el año 2010 se siguió a 733 participante de un estudio, cuya edad promedio era 60 años. De acuerdo a lo planteado, el radio y la grasa abdominal bajan el volumen cerebral. Aquello está asociado con la demencia y, además, podría contribuir al desarrollo del nefasto alzheimer.
  5. Colesterol elevado. La propiedad de grasa visceral en el abdomen conlleva la producción de LDL, popularmente conocido como colesterol malo. También modifica los niveles de triglicéridos y reduce el HDL (colesterol bueno). El combo de procesos es vinculado con la degredación arterial, la alta presión y enfermedades cardíacas y vasculares.

El panorama no es hermoso, pero hay formas para combatirlo: una dieta adecuada y ejercicio. Antes de lanzarse a la vida, eso sí, consulte con su médico de cabecera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.