En agosto de 2010, el otrora galán de Hollywood, Michael Douglas, fue sacudido por la noticia de que padecía un cáncer en la garganta. Muchos atribuyeron, en principio, que el responsable de la enfermedad era su tabaquismo. Sin embargo, dos años después, el mismo actor -ya recuperado- comienza a dar luces sobre el largo proceso de detección y tratamiento del mal, así como el origen de este. “Sin querer ser demasiado específico, este cáncer en particular es causado por VPH (virus de papiloma humano), que se contagia con el cunnilingus“, declaró al diario inglés “The Guardian“.

¿Puede, realmente, el sexo oral ser un factor de riesgo cancerígeno? Lo de Douglas no es cuento. El VPH es una enfermedad de transmisión sexual y es quizás una de las más comunes. De hecho, existen alrededor de 100 tipos de VPH, de los cuales 15 están vinculados con algún tipo de riesgo cancerígeno, tanto para la mujer (cuello uterino) como para el hombre (cáncer de pene o garganta).

¿Más datos?

  • Los cánceres relacionados con VPH son más comunes en hombres heterosexuales entre los 40 y 50 años.
  • Se calcula que entre un 25% y un 35% de los cánceres orales están relacionados con VPH.
  • El VPH es muy común. Si usted es un adulto sexualmente activo, probablemente lo tuvo. A los 25 años, un 90% de las personas sexualmente activa habrá sido expuesta a algún tipo de VPH.

Una estadística que también parece alarmante es que entre 1998 y 2004 hubo un aumento de 225% en casos de cáncer de garganta en Estados Unidos. Especialistas creen que la popularización del cunnilingus puede ser una de las causas detrás de este crecimiento, aunque aún hay muchos estudios para verificar su real incidencia.

El paquete de cifras expuestas parecen dibujar un panorama apocalítico, sin embargo, un pequeño respiro: la mayoría de los VPH -que no presentan síntomas- suelen ser eliminados naturalmente por el propio cuerpo. Por otra parte, el número de gente que desarrolla un cáncer aún es relativamente bajo. El principal miedo, eso sí, es en torno a la cepa VPH-16. Quienes la poseen tienen un 14% más de posibilidades de estar expuesto a un riesgo cancerígeno.

¿Relajarse, entonces? Como dicen los médicos, siempre es mejor prevenir. Hoy existen vacunas contra el VPH que son administradas en la adolescencia femenina, pero autoridades sanitarias empiezan a sugerir que el tratamiento debe adelantarse, porque una vez expuestas al VPH estas no tienen efecto. Otra recomendación es comenzar a aplicarlas en niños.