¿Se despierta varias veces en la noche? ¿El trabajo no le deja pegar pestaña? Hombre, preocúpese. Una investigación liderada por científicos daneses determinó que la falta de sueño -menos de seis horas- incide negativamente en la calidad del semen y en el conteo de espermatozoides.

El estudio consideró los datos de 953 jóvenes reclutados por la milicia de ese país, entre 2008 y 2009. Se les preguntó cómo habían dormido en el último mes, se les realizó exámenes de sangre y se analizó su semen. ¿Las conclusiones? Quienes andaban peleados con las sábanas tenían peor calidad de esperma, viendo reducido su conteo hasta en un 29%. Además, tenían menos espermatozoides morfológicamente normales.

“Dado los hechos, de que aproximadamente un 20% de los jóvenes podría haber reducido la calidad de su semen, y que las perturbaciones al dormir son crecientemente comunes en países industrializados, los resultados de este estudio deberían tener importantes implicaciones de salud pública”, escribieron los autores, a cargo de Tina Kold Jensen, de la Universidad de Southern Denmark, en el “American Journal of Epidemology“.

Los investigadores aclararon que el estudio asocia estos factores, pero que no prueba una relación causa-efecto. De todos modos, la teoría para explicar el anormalidad sería que las perturbaciones en el sueño alterarían los ritmos de la testosterona.

“Esto agrega otro sospechoso a la lista de posibles factores que influyen en la fecundidad masculina, y que incluye al sobrepeso y la exposición al tabaco o polución”, agregó al diario “The Telegraph”, el doctor Remy Slama, experto en fertilidad de la Universidad Joseph Fourier de la Universidad de Grenoble, Francia.