La idea no es desalentar tus jornadas de apreciación corporal artística ni romper el corazón de tus amantes secretas, llámense Alexis Texas, Tori Black, Esperanza Gómez, Silvia Saint o Jenna Jameson. Pero la verdad es la verdad: ver porno estaría vinculado a un menor tamaño del cerebro en los hombres. Su consumo, incluso, podría encogerlo.

Esa es la conclusión de un estudio realizado por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano, en Alemania.

Los científicos convocaron a 64 hombres de entre 21 y 45 años para preguntarles sobre sus hábitos a la hora de ver pornografía. Al mismo tiempo tomaron imágenes cerebrales (MRI) mientras consumían escenas sexuales.

¿Qué encontraron? “Que el volumen del cuerpo estriado, una región del cerebro que ha sido asociada con la motivación, era más pequeña mientras más consumo de pornografía reportaban los participantes”, dijo Simone Kühn, una de las autoras del estudio. Esto además afectaba la zona que mide la sensación de recompensa.

Básicamente, quienes veían más porno (hasta 20 horas a la semana) tienen menos materia gris que los que miran máximo cuatro horas cada siete días.

Una de las interrogantes que deja la investigación, sin embargo, es si es el porno el que reduce el volumen cerebral de las personas o si las personas que nacen con menos volumen del cuerpo estriado son más propensas a ver porno.

Si quieres explorar más puedes visitar el sitio de JAMA Psychiatry, donde fue publicado el estudio