Se viene febrero. Mes flojo, según algunos. Sin embargo, si estás sin trabajo o pensando en cambiarte, pon atención: muchos procesos de renovación o búsqueda de profesionales en las empresas comienzan durante este mes y es importante que estés preparado para el evento más importante de toda postulación: la entrevista.

Y durante este inevitable trámite no solo es importante responder bien sino, más relevante aún, saber qué preguntar. Aunque no estemos acostumbrados a la idea, la entrevista no es un interrogatorio unidireccional en el que debamos solamente responder lo que se espera de un postulante, sino que es la instancia para descubrir si este trabajo y esta empresa se adecua a lo que somos y queremos.

Piénsalo así: si no preguntas las cosas esenciales, puedes encontrarte con la desagradable sorpresa de que invertiste tiempo y esfuerzo en un terrible matrimonio que se pudo evitar.

Aquí te dejamos las 6 preguntas que debes hacer en una entrevista laboral:

1) ¿En qué consiste el trabajo?

Esta es la pregunta más obvia pero más vital de todas. Sucede que hay empresas que se sienten tan importantes (o tienen algo que esconder) que someten a sus postulantes a una semana completa de capacitación sin sueldo para luego informarles que van a vender cursos de inglés puerta a puerta.

Cualquier empresa seria informará desde el primer momento en qué consiste el trabajo, a quién reportarás, donde se encuentra el cargo en el organigrama, cuáles son las responsabilidades de la posición y las tareas inherentes a ésta.

Desconfía de inmediato si ante tu pregunta los interpelados empiezan con rodeos, “no te podemos decir ahora” o cualquier evasiva. Agarra tu currículum, tu chaqueta y tu bastón y… a otra cosa.

Si por el contrario, la oferta de la empresa-seria-líder-en-el-mercado es clara, tendrás la opción de escoger si sigues o no adelante en el proceso o debes decirles “no me llamen, yo los llamo”.

 

2) ¿Quién tenía este trabajo anteriormente?

Toda posición en una empresa tiene una historia. A menos que seas el hijo del dueño de la compañía para quien crearon una posición forzada en la empresa, el cargo al que postulas lo tenía alguien antes que tu o fue creado debido a una expansión de la actividad de la firma.

La vice-presidente senior de Monster.com, Joanie Courtney, cree que la pregunta es esencial y que no es intrusiva ni impertinente. De hecho, en el caso de que el anterior ocupante haya sido promovido, “puedes preguntar qué lo hizo exitoso y aprender de esa experiencia”.

La pregunta se podría extender a cuántas personas han tenido esta posición en el último tiempo, algo que podría ser relevante si quieres establecer la importancia que le asignan en la compañía al rol que eventualmente vas a desempeñar. Si cambian muy seguido al responsable, puede dar luces de que no es un cargo muy crítico y que tus posibilidades de desarrollo o de lucirte son más bien bajas.

3) ¿Cómo es el ambiente laboral?

Más allá de la frasesita del “grato ambiente laboral” de los avisos, es importante que puedas detectar si el ambiente de trabajo es adecuado a tus características de personalidad.

¿Eres de las personas que requieren de hablar con sus compañeros de tanto en tanto durante el día? Probablemente trabajar en un Call Center puede ser difícil para ti. ¿Necesitas refuerzo positivo cada vez que haces alguna tarea? Entonces un jefe ausente o que trabaje lejos puede ser complicado para manejar tu ansiedad por saber cómo lo estás haciendo. ¿Les gustan las personas proactivas en las reuniones o son del tipo de “habla cuando te pregunte”? En el segundo caso, si no te contienes y sientes que debes hablar en las reuniones puede que no sea un buen lugar.

El ambiente será tan grato como sientas que calzas en la empresa o la compañía sienta que tu te acomodas a la cultura existente. No creas que vas a poder cambiar esto tu solo.

 

4) ¿Qué beneficios tiene la empresa para sus trabajadores?

Te habrá sucedido que tu entusiasmo por un eventual nuevo empleo te haga olvidar que tienes hijos, una esposa y que el ser humano necesita ir al médico de vez en cuando. Y es que la empresa se ve tan cool que obviaste que no tienen un estacionamiento para que dejes el auto. O no te interesó si para las Fiestas Patrias te van a dar al menos una empanada.

Un nuevo trabajo no es sólo qué tareas vas a hacer y cuánto vas a ganar por ellas. También debes considerar que tu sueldo se verá potenciado o perjudicado de manera importante por la presencia o ausencia de beneficios para sus trabajadores.

¿Tienen seguro de salud? ¿Hay estacionamiento para empleados? ¿Tengo derecho a un aguinaldo de fin de año? ¿Recibo bonos por productividad? ¿Bonos por cumplimiento de metas comerciales? ¿Financian la colación?

Todas estas preguntas serán esenciales para determinar si lo que te ofrecen es un sueldazo o vas a ganar menos que en tu actual trabajo.

 

5) ¿Hay algún dato que falte en mi currículum?

Siempre es conveniente aprovechar esta instancia de entrevista para mejorar tu postulación. Aunque pueda parecer extraño exponerte a reconocer eventuales falencias en tu currículum, la pregunta tiene un componente táctico importante según Joanie Courtney.

En su opinión, “debes pensarte a ti mismo como un vendedor comprometido a cerrar el negocio”. Por ende, al hacer esta pregunta te das la oportunidad de abordar el tema antes de que el entrevistador tome una decisión respecto a ti sin la información que le podrías proveer.

Lo mejor es que esta pregunta puede abrir otros focos de conversación en donde puedas mostrar más de ti, tus capacidades, fortalezas e intereses.

Por otro lado, si no te eligen, el hecho de que sepas cuáles son los vacíos que tiene tu currículum te dará la opción de mejorarlo para las demás postulaciones en las que vayas a participar a futuro.

 

6) ¿Qué es lo que sigue?

Cuando el entrevistador ya terminó de estrujarnos con sus preguntas y antes de que diga un “estaremos en contacto” o, peor, aquel falso “te llamaremos por si o por no”, lleva a tu interlocutor al área chica y pregúntale:

  • ¿En qué etapa del proceso estamos?
  • ¿Cuántas y cuáles son esas etapas?
  • ¿Qué es lo que sigue a esta entrevista?

“Lo peor que puedes hacer es no realizar estas preguntas”, indica Courtney y agrega que los empleadores quieren contratar a gente positiva y con ganas. “Debes hacerles saber que estás interesado al preguntar sobre los próximos pasos”, puntualiza.

 

Sobre El Autor

Periodista, romántico empedernido, sufridor confeso. Su vida es una película, una comedia romántica con toques dramáticos, pero comedia al fin y al cabo. Cree en Dios para los partidos de la Selección o cuando no puede olvidar a una fémina. Ama el tango y el Glam-Rock, pero no odia el reggaetón. No le gusta como sale en las fotos.