Incluso en condiciones perfectas de la economía siempre hay alguien que está buscando trabajo. Puede ser alguien que entra por primera vez al mercado laboral o alguien que no está contento con su empleo actual y necesita crecer o al menos cambiar de aire dedicando un mayúsculo “chao, jefe”.

Antes, el proceso de búsqueda era largo e implicaba esfuerzo físico. Había que cargar con hojas y hojas de papel, golpear miles de puertas y dejar una copia de tu currículum vitae que, con suerte, esperabas no cayera en el tarro de la basura. Para encontrar trabajo tenías que aplanar la ciudad con los pies.

Hoy no necesitas papel ni tampoco debes caminar más que Frodo en “El Señor de Los Anillos”. Internet agilizó las comunicaciones y no es preciso sacarte el pijama para bombardear el mercado laboral con tu experiencia y dominio de Word y Excel. Sin embargo, mandar tu currículum vitae por correo electrónico no facilita la obtención de un determinado trabajo. Por mucho que tengas un Master y un PhD hay cuestiones, en apariencia ridículas, que podrían sacarte de carrera de un pestañazo.

Para que no te pase, te dejamos con 7 consejos para que no cometas errores a la hora de enviar tu CV por email:

1. SIGUE LAS REGLAS

Si encuentras la oferta de un trabajo en el diario o en internet, sigue las instrucciones que se dan. La primera de ellas es postular únicamente al cargo en cuestión. No es una puerta abierta a otros departamentos de la empresa. Si piden cartas de recomendación, pretensiones de sueldo u otros requisitos, completa la solicitud sin agregar nada extra. Una postulación incompleta o que tiene más de lo solicitado tiene un único destino: la papelera de reciclaje.

2. SIMPLEZA Y PALABRAS CLAVE

En toda descripción de trabajo existen palabras clave que informan sobre las necesidades y capacidades que se buscan entre los candidatos al puesto. Úsalas en tu correo y también dentro de tu CV. Siempre de forma activa y uso de verbos en infinitivo (Ej: producir). Al mismo tiempo ir por lo simple y sin sobrepasar una hoja de extensión.

3. NUNCA UN LUNES (O UN VIERNES)

Es simple lógica. ¿Qué pasa cuando abres tu correo de la oficina un lunes? La lista de mensajes no leídos es gigante y todos quieren cosas aquí y ahora. ¿Cuántos de esos mensajes ni siquiera son leídos? Imagina a alguien cuyo trabajo es recursos humanos y entre las necesidades de la empresa también debe atender solicitudes de empleo. Busca un martes o un miércoles en la mañana. Otra disposición y menos tráfico. ¿Un viernes en la tarde? ¿Quién eres? ¿Un aguafiestas?

4. LÍNEA DE ASUNTO

Además de dirigir el correo electrónico correcta debes poner extrema atención a este campo. Parece obvio, pero hay gente que lo deja vacío o que busca impresionar innecesariamente. La línea del asunto debe ser, en lo posible, el nombre del cargo al que se está postulando, porque esto ayuda a filtrar las solicitudes al reclutador. Por cuestiones de etiqueta online, evita el uso de MAYÚSCULAS. No te ayudará.

5. ARCHIVOS ADJUNTOS

Hay dos elementos esenciales en este ítem: el nombre y el tipo de archivo. En cuanto al nombre es esencial que lleve tu nombre. “Fernando Pereira Currículum” o “Currículum Fernando Pereira”, por ejemplo. La idea es ir grabando tu nombre a través del proceso. ¿El tipo? Como existen diferentes procesadores de texto, y algunos no son compatibles, lo seguro es ir por un formato reconocido por distintas plataformas. Una buena alternativa, y que da un look profesional, es hacerlo a través de un PDF.

6. REVISA, REVISA, REVISA

Infaltable. Antes de apretar “enviar”, revisa una y otra vez tu postulación. No a las faltas de ortografía, no dejar campos como “Asunto” vacío, etcétera. Chequea un par de veces y, si es necesario, pídele a otra persona que lo revise una tercera vez.

7. DATOS DE CONTACTO

Es parte del proceso de revisión, pero es tan importante que lo dejamos como un ítem aparte. No olvides tus datos de contacto (email, teléfono, celular). Tanto en el currículum, como en el correo electrónico en que va adjunto.

Si te responden, comunicándote que no eres el elegido, agradece la posibilidad de haber postulado y deja la puerta abierta a que en un próximo proceso tu nombre sea el que obtenga el premio