Hay mucha gente que se gana la vida con su cuerpo y, más específicamente, con partes de este. Por ejemplo, el ex futbolista David Beckham le debe todo a sus piernas, el cantante Bruce Springsteen a sus cuerdas vocales y el actor porno Keiran Lee a su pene. Sin ellos, sus carreras habrían estado condenadas al fracaso y, por lo mismo, todos han sabido proteger sus herramientas de trabajo, firmando pólizas con casas de seguros.

Keiran Lee, ídolo (vía Instagram)

Lee, por citar uno, tiene asegurado su órgano masculino en la prestigiosa Lloyd’s de Londres y por un valor de 1 millón de dólares (40 mil dólares por centímetro, por si necesitas el detalle), ante cualquier accidente que signifique la desaparición -dolorosa- de su miembro viril. La pregunta que queda, en este tema en particular, es ¿quién protege al resto de los mortales?

Es cierto, el ciudadano a pie, no hace dinero de sus partes nobles, pero de todos modos genera una relación de estrecho amor con estas. Y en eso estaba pensando la compañía UNDZ, al momento de lanzar una promoción sin igual: por la compra de 3 calzoncillos, la empresa asegura el pene del cliente, hasta por 12 meses y por 50 mil dólares (28 millones de pesos).

El precio mínimo de un bóxer o un slip es de 10 dólares, por lo que la inversión no parece tan descabellada. Obviamente, la póliza responde a accidentes con pérdida total y NO a eventos como automutilación o el ataque de un/una amante celosa/o. Cubre a hombres entre los 12 y los 70 años y no puede ser cobrada si no se ha visto a un médico. Si el usuario muere, el contrato se anula.

Para tener un mayor conocimiento de los términos del seguro, lee las condiciones de la póliza (inglés)

Te dejamos con el video con que UNDZ promociona su seguro (no apto para el trabajo)