Apesar del smog, los tacos, el Transantiago y un largo etcétera que está siempre en la boca de los chilenos, Santiago de Chile es una ciudad espectacular. Su cercanía con el mar y la montaña, la presencia de un sistema de transporte subterráneo que funciona bien (salvo en horas peak), los bajos indices de inseguridad, hacen que sea una metrópolis digna de conocer y disfrutar.

Según el Economist Intelligence Unit (EIU), la unidad de negocios del grupo británico “The Economist”, Santiago de Chile es la segunda mejor ciudad latinoamericana para vivir. De acuerdo al “Ranking de ciudades más vivibles del mundo” elaborado por el periódico, la capital de Chile obtuvo una alta calificación en más de cien aspectos como la educación, estabilidad social, cultura, medio ambiente, infraestructura o asistencia sanitaria.

Por eso, para que te animes a conocerla, presentamos los 10 panoramas imperdibles para que disfrutes la ciudad con ojos de turista.

 

1. MERCADO CENTRAL

Mercado

Es un hermoso edificio de arquitectura neoclásica inaugurado en agosto de 1872. Así de viejo es. Pero aunque puedes pasarte horas admirando la belleza de su construcción, lo mejor ocurre dentro del recinto.

El Mercado Central de Santiago es por lejos el lugar más indicado si lo que quieres es comer un mariscal, una paila marina o un buen pescado frito con ensalada a la chilena. Porque aunque además concentra botillerías, carnicerías, queserías y tiendas de abarrotes, lo que manda en el Mercado Central son los productos del mar que puedes comer hasta el hartazgo en sus restaurantes.

El clásico de los clásicos es “Donde Augusto”, que es el restaurante más grande del lugar y que tiene muy buena recepción entre locales y extranjeros.

 

2. LOS CAFÉ CON PIERNAS
2972358101_04d722b075_o

cc Bastián Despreciable Cifuentes

Partieron como un lugar en donde chicas con minifalda servían café a hombres ávidos de cafeína y de “recrear la vista” mientras arreglaban el mundo con sus amigos. Sin embargo, un emprendedor consideró adecuado hacerlos un poco más osados y en los ’90 hizo que en su café “Barón Rojo” las chicas empezaran a atender con ropa interior.

El éxito fue total. Café lleno, mirones por todos lados e imitaciones que sugiero como la yerba mala. Algunos incluso subieron un poco más la apuesta y los café se hicieron cada vez más subiditos de tono.

Hoy son un valuarte capitalino. El centro de Santiago está lleno de ellos, por lo que un paseo por Ahumada, McIver, San Antonio y algunas galerías te puede llevar a descubrir este invento único. No nos consta, pero dicen que un imperdible es tomar un café en “la cuadra maldita”, que está en Teatinos entre Catedral y Compañía.

 

3. CENTROS INVERNALES
4907716285_1131b08b95_b

CC Alex Grechman

En Santiago hay cuatro centros invernales. Lagunillas, La Parva, El Colorado-Farellones y Valle Nevado.

De ellos, solo el primero se encuentra en el sector suroriente de la capital, cerca de San José de Maipo. El resto se concentra en el sector nororiente de la capital, por el camino a Farellones. El viaje puede tomar entre una hora y una hora y media, dependiendo del centro que visites.

La verdad, es que si eres esquiador experimentado, vas a quedar más que contento con la calidad de la nieve. En plena temporada alta (julio y agosto) y si las lluvias no dicen otra cosa, tendrás a tu disposición un espectacular “powder” por donde correr tus esquís o tabla.

Los centros invernales tienen oferta culinaria variada y puedes llegar a ellos arrendando transporte de ida y vuelta. Un dato: anda al Omnium, un centro comercial ubicado en Av. Apoquindo 4900, ya que desde ahí es donde salen una buena cantidad de transportes hacia La Parva, El Colorado y Valle Nevado.

 

4. VIÑA COUSIÑO-MACUL

vina-cousinomacul

Cuando piensas en viñas, probablemente piensas en sectores alejados de la ciudad a los que hay que acceder a través de un tour o un bus que te traslada lejos del cemento y su mundanal ruido. Sin embargo, la ciudad de Santiago ha crecido tanto, que lo que antes eran fundos gigantes para los que había que viajar horas a caballo hoy soy sectores accesibles al alcance de un boleto de Metro.

La Viña Cousiño-Macul está así de cerca. Es cosa de tomar el metro y bajarse en estación Quilín, luego tomar un taxi o colectivo que te llevará a las puertas de unas de las bodegas más grandes y eficientes del mundo.

Por supuesto, en esta tradicional viña chilena podrás tomar tours para mostrarte lo más importante de la historia de Cousiño-Macul. Los tours cuestan entre $10.000 y $20.000 (entre US$ 14 y US$28).

 

5. LA PIOJERA
7198526120_6fb050b025_k

Fermentación Guachaca

Este lugar es lo que los chilenos conocen como “picá”: un recinto ideal para comer comida de buena calidad por muy poco dinero. Su nombre se lo debe al Presidente Arturo Alessandri Palma, que al ser invitado a un lugar donde comía el proletariado dijo: “¿Y a esta piojera me trajeron?”.

Está ubicado en el Barrio Mapocho, muy cerca del Mercado Central, específicamente en calle Aillavilú. Es célebre por servir numerosos platos típicos de la gastronomía chilena, delicias como el pernil con papas (pierna de cerdo acompañada de papas cocidas, sin cáscara) que se comen con bastante pebre.

Sin embargo, lo más célebre que se sirve en la “La Piojera” es el “Terremoto”: un trago que se compone de vino blanco pipeño, helado de piña, fernet y granadina. Nació después del terremoto de 1985 y se toma acompañado de su “réplica”, que es el mismo trago pero en un vaso más chico. Hay otras variantes de este bebestible, el más aparecido es el “Tsunami”, que agrega licor de menta a la ya potente combinación.

 

6. SANTUARIO DE LA NATURALEZA EL ARRAYAN

017

Si la idea de venir a Santiago es conocer sus parajes naturales, este es un lugar imperdible.

Es un parque cerrado, al que hay que pagar por acceder, ubicado en el sector de El Arrayán, comuna de Lo Barnechea.

Puedes realizar muchas actividades al aire libre como trekking, bicicleta o andar en moto. Sin embargo, lo mejor que puedes llegar a hacer a este parque es aprovechar sus quinchos y mesas y preparar un asado al borde del río.

El lugar es maravilloso, garantía de desconexión mental. Se puede llegar en taxi-colectivo desde Plaza San Enrique.

 

7. PARQUE BICENTENARIO DE VITACURA
16008035454_f0f52f700d_k

CC alobos Life

Un deleite. Ya sea para caminar en el verano, hacer un picnic, pasear al perro o juntarse con los amigos a conversar, el Parque Bicentenario de Vitacura es de esos espacios públicos que se echan de menos en otras comunas de Santiago y que la gente sabe apreciar y aprovechar.

El parque es un verdadero pulmón verde emplazado en la comuna de Vitacura, al borde del río Mapocho que limita con “Sanhattan” por el sur y con el restaurante Mestizo por el norte.

Son 315.000 m2 para hacer de todo: puedes darle comida a los cisnes o a los peces Koi que están en las lagunas, puedes llevar un bote a control remoto para navegarlo, puedes caminar, andar en bicicletas públicas, mirar las esculturas, pasear a tus mascotas o simplemente tirarte en el pasto a ver el cielo y descansar.

 

8. PERSA BIO-BIO
CC Rosario Lizana

CC Rosario Lizana

Para los amantes de esos pequeños tesoros que se pueden encontrar en las ferias de segunda mano, este es un panorama esencial.

Muy cerca del Metro Franklin se emplaza el famoso Persa Bío Bío. Es una parte importante del patrimonio de Santiago, ya que hablamos de una feria que nació en los años 40 y que tuvo un crecimiento impresionante a partir de los años 90.

En esta feria hay de todo: artículos nuevos y usados de computación, audio, telefonía celular, videojuegos, música, ropa, software, libros y un etcétera tan interminable como el mismo persa. Aunque la feria parte en la esquina de Placer con Gran Avenida, el sector más interesante son los galpones que están al oriente de calle Santa Rosa. Ahí se pueden encontrar antigüedades dignas de llevar a casa.

Los locatarios se instalar alrededor de las 11:00 horas. Hay que llevar efectivo y, ya que es una feria grande para recorrer, hacerse la idea de comer un sandwich o una pizza. Los más sofisticados pueden probar además comida tailandesa o peruana.

Dato freak: En uno de los galpones de Victor Manuel, entre Bíuo Bio y Franklin, se cortó el pelo Mike Patton, el vocalista de Faith No More.

 

9. PARQUE FORESTAL

14354947444_faff2fb579_k

Muy cerca del centro de Santiago se encuentra el Parque Forestal, otro de los pulmones verdes de la ciudad. Se puede llegar a él en el Metro Bellas Artes, que te dejará a un par de cuadras.

Además de ser un agradable lugar para contemplar los atardeceres de Santiago, cuando el sol se esconde hacia el final del río Mapocho, es especial para caminar o andar en bicicleta, juntarse con los amigos a comer algunos snacks.

Para una vida más cultural, en este sector se encuentra el Museo de Bellas Artes. Frente a él, un hermoso restaurante llamado “Castillo Forestal” que rescató y remodeló una vieja y linda construcción.

 

10. CAJON DEL MAIPO
© CajondelMaipo.com

© CajondelMaipo.com

En el sector sur de Santiago se encuentra una zona llamada El Cajón del Maipo que es panorama de fin de semana de gran cantidad de capitalinos. Ellos prefieren visitarlo por los hermosos paisajes cordilleranos, por la posibilidad de hacer un asado, de estar al borde del río Maipo o de gozar la gran cantidad de campings emplazados en la zona.

Además de la naturaleza, hay una amplia variedad de gastronomía, con restaurantes para todo tipo de gustos y bolsillos, varios ellos de gran calidad.

Destacan en esta zona los pueblos de San José de Maipo, el sector de Guayacán, la localidad de San Gabriel y el increíble Embalse El Yeso. Hacia el final del camino, poco antes de llegar a la frontera con Argentina, están los Baños Colina donde puedes relajarte con aguas termales.