Valdivia es una ciudad enclavada en el sur de Chile y que vale la pena explorar. Hasta el último de sus rincones. La opción más tradicional es a través de los catamaranes que recorren las aguas del río Calle-Calle y los fuertes de Niebla y Corral. Sin embargo, no es la única.

Durante este verano también podrás conocerla a bordo de un gran pedazo de su historia, la locomotora a vapor Nº620 tipo 57, conocida popularmente como el tren Valdiviano.

Desde su llegada, en 1899, las líneas ferroviarias sirivieron de puente entre las distintas ciudades de la Región de Los Ríos y jugaron un rol fundamental en las industrias agropecuarias y madereras. Pero llegó la modernidad y obligó a hacer algunos cambios que puso a los rieles en modo siesta.

El Valdiviano, construido en 1913 por la Sociedad Maestranza y Galvanización (y declarado monumento nacional), ha comenzado a despertar esos rieles y de paso está conectando a las nuevas generaciones con un importante fragmento de su pasado.

UN PASEO EN EL VALDIVIANO

tren-el-valdiviano-02

Durante el verano de 2017, El Valdiviano hará 9 viajes turísticos, a través de la Región de Los Ríos. El punto de partida es Valdivia, mientras que las paradas serán Huellelhue, Pishuinco y Anilhue, lugar donde los visitantes podrán disfrutar de la artesanía y la gastronomía típica de la zona. El que sabe, sabe.

Las nueve salidas son:

  • Los domingos 8, 15, 22 y 29 de enero.
  • Los domingos 5, 12, 19 y 26 de febrero.
  • El domingo 5 de marzo.

Las partidas son a las 11.30 horas, mientras que los retornos a Valdivia están fijados para las 16.10 horas.

El Valdiviano cuenta con dos coches de salón (CL $8.000) y dos coches comedor (CL $11.000) y tiene una capacidad total de 392 personas.

Los boletos se pueden adquirir entre los días martes y viernes, en la Oficina de Información Turística de Sernatur, en la costanera de Valdivia o en el sitio web de Ferrocarriles del Sur.