Armar la maleta es un acto a veces esperanzador pero estresante, a veces triste y desagradable. Para quienes gustan de viajar, poner todo lo necesario dentro del bolso sin que nada se olvide es una actividad que requiere concentración y organización. El problema es que, al volver del viaje, ya casi no queda ropa limpia, la que viene sucia tiene aromas que impregnan todos los souvenirs que traemos para nosotros o nuestra familia.

La empresa Genius Pack tiene claras las molestias del regreso y diseñó una maleta de ultra-organizativa, a prueba de obsesivos del orden, que además trae una gran innovación: un compartimiento especial para la ropa sucia que se comprime para aislar olores y dejar más espacio para el ron dominicano, el litro de perfume comprado en Miami o los habanos de Cuba.

Genius Pack llamó a esta innovación la “Tecnología de Compresión de Ropa Sucia” y consiste en una bolsa enrollable en uno de los costados de la maleta que se amarra con correas y que tiene una válvula de salida de una sola vía que permite expulsar el aire de la bolsa para evitar que éste ocupe espacio.

No es lo único. Calzoncillos, zapatos y camisetas ya no tienen que estar en los bordes de la maleta, lanzados a su suerte, sino que se pueden guardar en gabinetes cerrados y aislados del resto de la ropa.

Para los olvidadizos, la maleta incorpora además un listado de ítems comunes que no puedes dejar en casa (o en el hotel) cuando llega el momento de salir. Esta lista viene cosida e incorpora ropa y artículos electrónicos.

La maleta más pequeña de Genius Pack parten en US$ 118 mientras que una rodante tiene un precio de US$ 198. La más cara de todas llega a los US$278 y consiste en una maleta de 30 pulgadas, con ruedas.