Uno de los grandes inconvenientes de un viaje es tener que empacar la ropa en una maleta, desarmarla y ordenar las prendas en la cómoda y el armario del hotel. La molestia no es menor si la dejas desempacada y tienes que hacer una excavación arqueológica cada vez que necesitas un par de calcetines limpios.

Aquella vida, eso sí, tiene los días contados gracias a Shelfpack, una maleta diseñada por Ken McKaba que resuelve el problema transformándose en una clóset portátil.

Airport_rolling

Shelfpack parece una maleta normal y con rueditas. Tiene 66 cm. de alto x 45 cm. de ancho y 35 cm. de grosor, y pesa 7,7 kilos. Sin embargo, su potencial se despliega al abrirla: se transforma en una especie de cómoda con cuatro compartimentos de 106 cm. de alto, lista para llevar tu ropa de manera completamente organizada y con bolsillos extra para tu ropa interior.

Shelfpack 02

Su funcionamiento es del verbo fácil. Se abre el compartimento y se elevan los soportes. En serio, no hay más ciencia que esa. Si no te entra en la cabeza, los capos de Shelfpack hicieron un video donde muestran el proceso paso a paso.

McKaba nos comentó que Shelfpack entrará en una campaña de crowdfunding en los próximos días y tendrá un número limitado de ofertas. La primera producción de esta maleta-clóset estará lista en agosto y su creador afina detalles para poder enviar su producto fuera de Estados Unidos.