Mudéjar es una palabra derivada del árabe y que en castellano se traduce como “domesticado”. En un sentido más histórico, el término mudéjar corresponde a moros y musulmanes que se quedaron en la península ibérica tras la Reconquista Española (1492) sin necesidad de ser cristianizados. Por cierto, su paso y legado por aquellas tierras no ha quedado abandonado en el tiempo y hay varias ciudades de España que tienen su huella, en áreas como la arquitectura.

Uno de los ejemplos más palpables es Teruel, ciudad que en sus calles destaca por la riqueza de su herencia arquitectónica, la cual destaca principalmente en los diseños de las torres que abundan en su geografía. El toque es tan significativo que el historiador Antonio Ponz la bautizó precisamente como la ciudad de las torres, destacando la de El Salvador, la de San Martín y la Torre e Iglesia de San PedroTodas con claros elementos mudéjar y que ayudaron para que la zona fuera reconocida como Patrimonio de la Humanidad, según la UNESCO.

Teruel_18

La cultura mudéjar, sin embargo, no monopoliza el estilo de la ciudad. En sus límites, Teruel también es escenario de una historia verídica y tan trágica como “Romeo y Julieta” de William Shakespeare. Nos referimos a “Los Amantes de Teruel”, un amor imposible entre Isabel de Segura, la bella hija de un rico mercader del siglo XIII y Diego de Marcilla, un joven sin linaje alguno.

Teruel_42

Sin ánimo de spoiler, les recomendamos visitar el museo ubicado en el claustro de la iglesia de San Pedro, donde se puede conocer la dantesca historia de amor e incluso visitar el mausoleo que alberga los cuerpos momificados de los amantes.

Retomando la arquitectura, podemos decir que hay otras tendencias diferentes a la cultura mudéjar. Nadie, por ejemplo, podría obviar la Plaza y Fuente del Torico, cuya fuente al centro cuenta con un pilar de estilo dórico que en su cúspide alberga la escultura de un toro que justamente da nombre a la plaza. Desde la fuente, además, emana agua proveniente de cuatro cabezas de toro presentes en la base del pilar.

La Plaza del Torico es el punto de reunión y centro neurálgico de Teruel e incluso para los propios habitantes, algo más de 35.675 personas, es el lugar más simbólico de su ciudad.

Teruel_4

En los extramuros del casco antiguo de la ciudad, una vez traspasadas las murallas que dieron cobijo y protección a Teruel en la era medieval, se encuentra el Acueducto de los Arcos (Traída de las Aguas) que los propios españoles construyeron a imagen y semejanza de los romanos, si no te lo cuentan simplemente supones que pudo serlo. Fue una obra de la época del Renacimiento español.

Teruel_35

Otro punto imperdible en el tour es la Escalinata de Teruel, un monumento que se puede asociar al estilo mudéjar dominante en la ciudad, pero que en realidad es una interpretación moderna de esta, a cargo del arquitecto José Torán y que fue erigida entre 1920 y 1921. Los expertos la catalogan como una obra neo-mudéjar.

En la lista de imperdibles también sugerimos varios edificios históricos, entre ellos la iglesia de Santa María de  Mediavilla, cuya torre, techumbre y cimborrio son Patrimonio de la Humanidad desde 1986.Teruel_8

De la arquitectura del siglo XX, un lugar especial para la Casa Ferrán (1910) y la Casa El Torico (1912), ambas obras del arquitecto Pablo Monguió.

Teruel es una ciudad rica en tradiciones, patrimonio arquitectónico y cruce de culturas que se ve por todas partes y que fue esculpida mano a mano por árabes y españoles. Sus barrios (la judería) y calles son los pasillos de un museo al aire libre y las torres, iglesias y catedrales, entre otros edificios, son los salones donde se ve y lee las historias que se han construido a través de los años previos y posteriores a 1171, año en que se fundó la ciudad por el rey aragonés Alfonso II.

Teruel_22

Si quedaron con más ganas, los invitamos a seguir recorriendo Teruel en la siguiente galería de fotos: