Para quienes no les basta consumir la pornografía en revistas, vídeos e internet o bien su mayor fantasía es ser un artista del porno, existe una alternativa turística que satisfará todos sus instintos carnales.

Los anglosajones son pioneros en el turismo porno, tanto en Londres como en Los Ángeles, California se encuentran dos sugerentes alternativas para quienes están planeando sus vacaciones de verano 2014, donde las altas temperaturas harán que el mercurio se caliente y suba como la espuma, hasta romper los termómetros.

Un fin de semana porno

La empresa de entretenimiento para adultos Pornweekender, cuya base central está en la ciudad de Londres, cuenta con una nutrida oferta para los turistas, que les permite compenetrarse, en un fin de semana, de todo el proceso de filmación que involucra una película triple XXX.

La oferta es de tres paquetes:

  • Weekender: Promete tres días de profundo conocimiento de la industria por 918 euros. Todo comienza la noche del viernes con una cena de bienvenida, en la cual se conoce al equipo de producción y al resto de los turistas que participarán de tan sensual experiencia. Recibirás un nombre porno y el director de la cinta te dará las reglas que debes respetar para no ser expulsado por manilarga. Durante el sábado, la producción de la empresa te recoge en tu hotel, se hace un recorrido por el set, te presentan a las estrellas porno, verás la filmación de escenas en primera fila, podrás colaborar en el trabajo detrás de cámara, cenarás con el elenco y terminarás en una limusina junto a ellos, rumbo a la fiesta. ¿La guinda de la torta? La mejor parte llega el domingo, cuando los invitados tienen la oportunidad de abandonar las butacas, como meros espectadores para trabajar como parte del equipo de producción. Las labores que se pueden realizar: camarógrafo, técnico de iluminación, guionistas y otras funciones que se desempeñan detrás de escena

    pornweekender2

    vía pornweekender

  • Weekender Mini: El concepto es más o menos el mismo, sin contar las actividades del viernes. La diferencia de precio también es elocuente: solo 458 euros. Ambos programas permiten el uso de cámaras fotográficas e incluyen dos noches de hotel cuatro estrellas, desayuno, transporte, alimentación en el set de grabación, una polera y un DVD con tu participación especial.
  • Grupal: No se trata de una orgía, sino de reservas grupales. Si no quieres vivir la experiencia solo, puedes ir en patota con los amigos y pasar un fin de semana inolvidable. Lo único que debes recordar es que no es una agencia de escorts.

Para los más aplicados, Pornweekender también ofrece cursos o talleres de 2 días que permiten a los alumnos, sedientos de conocimientos, estudiar las técnicas necesarias para convertirse en profesionales de la producción de películas o incluso en una estrella de cine porno. En el caso de esta última opción, todos quienes se crean Rocco Siffredi o el afamado Ron Jeremy incluso tendrán la chance de ganar dinero. ¿Los detalles? En este link.

Como en las universidades más prestigiosas del mundo, estudiar en esta escuela no sólo implica el aprendizaje, sino también las conexiones necesarias para triunfar en el duro mundo laboral de la industria del entretenimiento para adultos. Por lo mismo, al finalizar el curso se entrega un portafolio con tres escenas grabadas por el novato actor. Se le vincula con un manager de artistas y se le presenta una extensa red de contactos que la empresa mantiene con la industria en cuestión. Si fuiste un alumno aventajado, la propia productora te contrata para ser parte de su staff de intérpretes masculinos.

 

San Pornando, el Silicon Valley XXX

Turist Porn

Un contacto más íntimo con las Porno Star es lo que ofrece LA Porno Tour (Steve Steel-Rex Features).

En las ciudad de los Ángeles, California, comparten territorio las dos industrias más grandes del cine: Hollywood y el Pornstar. Cada cuál tiene su feudo, y en el caso de  la industria XXX este se ubica en San Fernando Valley, también conocido como The Porn Valley o San Pornando.

Para recorrer la capital del porno, la empresa LAPT LLC ofrece lo que denominan LA Porno Tours, un paseo en lujosos buses acondicionados como limusinas, por las calles de Porn Valley de los Ángeles. Los turistas van cómodamente sentados en compañía de guías expertos en la materia y gozando de espectáculos en vivo, como puede ser un baile del caño, entre otras amenidades.

El trayecto culmina cuando el bus se detiene y los pasajeros descienden para tomar asiento, esta vez, en el  en uno de los tantos set de grabación. Aquí ven una película, pero en vivo y en directo, conociendo también lo que ocurre tras bambalinas.

El costo del tour es de 299 dólares. ¿Lo malo? Hay que esperar el verano boreal.

Para los más adictos, existe una modalidad de giras privadas, de 5 horas de duración, en las cuales se tiene, según la empresa, un contacto más íntimo con la producción de una cinta XXX.

Conoce más de estos excitantes tour abordo de los lujosos buses de LA Porn Tours: