Francia es la capital de la buena vida en el mundo occidental. La idea de abandonarse al placer corre en la sangre y en las calles de sus habitantes. Queso, vinos, ropa, sexo… todo confluye para convertirla en una oda a lo epicúreo y en un destino de viaje imperdible durante tu vida.

Los atractivos de Francia son interminables, pero aquí solo te presentaremos cinco ciudades galas que deberías visitar algún día:

PARÍS

Comenzamos con el destino más común de Francia. Viajar a París no es opcional. Primero, porque la mayoría de los vuelos internacionales llegan a la capital de la nación. Luego, por sus infinitas atracciones turísticas: la torre Eiffel, el Arco del Triunfo, la catedral de Notre Dame, los museos d’Orsay y Louvre, el Moulin Rouge, el Montmartre… Parece una locura, sin embargo, siempre es bueno hacer pausas para disfrutar de un café o una copa de vino. Es un cliché, pero no deja de ser verdad: París es la ciudad de la luz.

moulin-rouge-392147_1280

NIZA

Oh, Nissa la bella… Situada en la famosa Costa Azul francesa, Niza ofrece un clima mediterráneo, una vida de relajo y fuente de inspiración para los artistas (Chagall, Matisse). Además, cercanía a otros puntos turísticos de la zona como Cannes (40 minutos) y Saint-Tropez (una hora y media). Entre sus atracciones, este destino ofrece una gran vista desde la Colline du Chateau, paseos por el pueblo viejo (Vieille Ville) y el infaltable Promenade des Anglais.

nice-262476_1280

LYON

La historia de Lyon es fenomenal. Se puede trazar hace más de dos mil años y huellas de civilizaciones como la romana aún se mantienen en sus calles. Es la tercera ciudad más grande de Francia, reconocida por su comida y últimamente por ser el centro tech / start-up de la nación. El arte también brota por sus rincones y es un destino obligado para los amantes del cine, porque es justamente en Lyon donde unos hermanos de apellido Lumière presentaron Sortie de l’usine Lumière de Lyon (1895), considerada la primera película de la historia. Lugares imperdibles son el Parc de la Tete d’Ory y la Vieux Lyon.

Lyon

BORDEAUX

La perla de Aquitania es destino esencial para todo quien se autodefina como un conocedor de los vinos. Bordeaux es la ciudad con mayor producción de este sacrosanto brebaje y sus productos suelen ser los mejores del mundo. Por mucho tiempo conocida como la Bella Durmiente -por sus muros grises- hoy vive en una escena mucho más efervescente gracias a su gran población universitaria. Sus Jardines Públicos, su Place de la Bourse y sus decenas de edificios históricos, además, la convierten en un buen destino para quienes gozan la arquitectura.

caballos bordeaux

MARSELLA

La gran belleza de Marsella reduce en su multiculturalidad. La ciudad es el principal puerto marítimo del Mediterráneo y en ella confluyen personas de distintas nacionalidades. Dentro de las principales atracciones turísticas de este destino en Francia, destacan la Basílica Notre Dame de la Garde, el Fort Saint-Jean o el Noailles Quarter, que da un sabor africano a la Costa Azul.

marseille-1334093_1280