Hay un montón de fenómenos que son cíclicos y que a veces nos cuesta explicar. El amor/odio por los suegros, las bonanzas/crisis económicas, la moda por la ropa de color neón y el interés o desinterés por los discos de vinilos y cassettes.

¿Otro? El auge y caída de las barbas.

Hace un tiempo vimos el resurgimiento de la barba y a todos nos costaba entender por qué de un día para otro veíamos en la calle a personas que parecían regresar de un largo naufragio. Barbas, barbas everywhere diría un meme.

El video que te presentamos explica, de una manera bastante interesante, el ciclo del fenómeno de las barbas en Estados Unidos, el que muy probablemente podríamos extrapolar a gran parte de la sociedad occidental.

Si ya viste el video pero el inglés no es tu fuerte, te lo explicamos:

La razón de este auge y caída, de acuerdo a este material de la revista online Vox, tendría directa relación con el matiz de manifestación política y económica que tendría la barba en determinadas épocas de la historia de Estados Unidos. Así, en algunas épocas en donde el vello facial se asociaba a posturas anticapitalistas o de izquierda, cundían en ese país las afeitadas al ras en gran parte de la sociedad y hasta los presidentes rasuraban cualquier vestigio de pelo.

afeitarse

Como la vida es cíclica, cuando la barba dejaba de tener esa connotación que los ponía nerviositos, las caras volvían a exhibir vello facial.

Ahora, lo más importante. De acuerdo a Vox, hoy estaríamos frente al “Peak de la Barba” y que ahora viene en caída libre. ¿Por qué? Porque con tanta gente con vello facial en la cara, los hombres que no la tienen comienzan a ser escasos y más atractivos para las chicas.

O sea… ¿dónde es que dejé mi máquina de afeitar?