Hace 150 años, el tatarabuelo de Thomas Bulleit dio con una receta imbatible de bourbon. El secreto se pasó de generación en generación hasta que en 1987, Thomas decidió compartirla con el mundo, dando origen a Bulleit Bourbon.

Desde entonces se ha vuelto una marca reconocible. Ayuda su grabado y etiqueta, elementos inspirados en botellas medicinales usadas a fines del siglo XIX para transportar whiskey.

Bulleit Bourbon, sin embargo, también destaca por su fabricación y su sabor. Elaborado a mano y destilado en pequeñas cantidades con agua pura filtrada a través de piedra caliza, este licor es una mezcla que contiene centeno, cebada malteada y maíz, y la cual es envejecida durante cuatro años en barricas de roble.

Al final, el resultado es un licor sedoso con toques de vainilla, caramelo y especias como la pimienta o el clavo.

Si no te gusta el bourbon solo, es ideal para cócteles como el Bulleit Jewel, cuyos ingredientes son:

  • 2 oz. Bulleit
  • 0.5 oz. Chambord
  • 0.25 oz. Cointreau
  • 2 oz. jugo de cranberry
  • 0.5 jugo de limón sutil
  • Un dash de goma
  • Garnish: gajo sutil

 

Todos los ingredientes deben ir en una coctelera con mucho hielo. Luego batir por 20 segundos. Finalmente, colar sobre un vaso rocks con hielo y decorar con un gajo de limón sutil.