Uwe Ehinger es un alemán que recorre el mundo buscando viejas piezas de motocicletas Harley-Davidson. Algunas las ocupa para crear nuevas máquinas custom, pero otras las reserva para usarlas en proyectos más singulares.

Es el caso de una nueva colección de gin bautizada bajo su apodo: The Archaeologist.

Sí, cada botella del destilado tiene en su interior una pieza única de Harley-Davidson, debidamente esterilizada para no contaminar el brebaje y consumirlo de manera segura.

La primera tanda creada consta de tres gines con tuercas encontradas en una Flatbread de 1939 en México, de una Knucklehead 1947 hallada en un garage en Chile y una Panhead 1962 descubierta en los estacionamientos de la policía en Corea del Sur.

Con un embotellado y etiquetado similar al usado en la década correspondiente a las motocicletas, la primera tanda se vendió de manera casi inmediata, pese a su elevado precio (entre USD 1.060 y USD 1.300).

Su éxito, sin embargo, tiene a The Archaeologist con la idea de crear un nuevo lote lo más pronto posible.