Que la cerveza ha ido ganando popularidad y adeptos no es ningún misterio. Especialmente la cerveza artesanal, que ha sido toda una revelación para el paladar de los que estábamos acostumbrados (tanto que no conformábamos con eso) a saborear un producto industrial.

Los tiempos han cambiado para bien en este rubro. Más variedades, cervezas hechas de ingredientes antes inimaginales (esencia de mujer y vómito de ballena) y un amplio abanico de productos relacionados a la fabricación han colaborado a este pequeño milagro.

La última novedad en el ambiente es el Hopsy Hometap: un espectacular dispensador de cerveza que querrás tener en el bar de tu casa.

Fabricado por Krups, la misma compañía que construyó la máquina de café Nespresso, es un novedoso aparato que funciona a través de un recipiente lleno de dos litros de chela que es fácilmente dispuesto dentro, listo para empezar a llenar vasos y corazones. Los fabricantes aseguran que, gracias a estos “taps” la birra queda aislada del aire y la luz, por lo que puede durar ni más ni menos que 15 días en perfecto estado de conservación (aunque no conocemos a nadie que se demore dos semanas en tomar esos dos litros).

Sin embargo, lo más novedoso del sistema es que tienes varias formas de acceder a la máquina y a la cerveza. Puedes comprar solo la máquina (US$ 150), desde luego, aunque los taps no son compatibles hasta ahora con ningún otro sistema conocido (a diferencia de lo que ocurre con la máquina de café). También puedes comprar la máquina con un pack de productos que incluyen dos taps con cerveza, un par de vasos y hasta una polera. O puedes unirte al club de la cerveza de Hopsy, llevarte la máquina pagando US$ 60 mensuales por seis meses y tener dos envases de chela cada mes, cada dos semanas o cada siete días.

Acá te dejamos un video para que veas lo fácil que es.