Hoy es Saint Patrick’s Day. O San Patricio, si prefieres. El día de homenaje al santo patrono de Irlanda, un hombre que, según el mito, explicaba la santísima trinidad con un trébol y que expulsó las serpientes de la isla (no hay culebras en ese país). Por siglos su nombre se recordó bajó los límites de la reflexión espiritual, de manera privada y tranquila, pero a partir de la década de 1970, todo se anduvo saliendo de las manos.

Saint Patrick hoy es una orgía fiesta en que se une lo religioso y lo pagano. Un reventón en que te debes pintar de verde, color oficial de la festividad, y tomarte hasta el agua del florero. ¿Cómo hacerlo al más puro estilo irlandés? Bebiendo los brebajes insignes de aquella tierra. Estos son los esenciales:

  • GUINNESS

Si lo tuyo es la cerveza, la opción número uno es la stout Guinness. La marca es casi sinónimo de Irlanda y ofrece un sabor tostado y cremoso que es difícil de olvidar. Por cierto, no es la única opción. Si tienes a mano puedes optar por Smithwick’s, ícono de las red ale.

GUinness

  • WHISKEY IRLANDÉS

Hay varias marcas de whiskey irlandés: Tullamore, Midleton, Bushmills. Pero quizás el más omnipresente alrededor del mundo es Jameson. Destilado tres veces antes de entrar en la botella, es uno de los símbolos de Dublin. Para este Saint Patrick, y por quinto año consecutivo, la compañía decidió crear una edición limitada que refleja el espíritu de bar existente en el país. (Uruguay y México son las únicas naciones latinas donde encontrarás este envase).

Jameson

  • BAILEY’S

Si tu debilidad es el alcohol y lo dulce este es tu paraíso. Bailey’s es un licor cremoso que va bien solo, pero que también combina como ingrediente de cócteles y una especialidad de la casa: el café irlandés, que no es más que un café con malicia.

Baileys