Chiloé es una bella isla en el sur de Chile. Gran parte de su economía gira en torno a la papa, pero más allá de su cultivo y cosecha son pocos los esfuerzos dedicados a crear productos que tengan un valor agregado. Una excepción a la regla es Sirena de Chiloé, el primer vodka chileno, y cuyo nombre e iconografía se basa en las mágicas leyendas de la zona.

Que se haga vodka con papa no es novedad. Rusos y polacos llevan siglos produciéndolo. Sin embargo, los creadores de Sirena de Chiloé aseguran que la papa chilota tiene mayor cantidad de almidón que otros tubérculos, lo que le da un carácter único. Tan único que acaba de lograr la medalla de bronce en la New York International Spirits Competition 2016. Nada mal.

Catalogado como un vodka premium, el Sirena de Chiloé es destilado en un alambique hecho de cobre y bronce moldeado a mano en Alemania, en la isla de San Pedro, al sur de Quellón.

sirena-02

Como es preparado con papa, el vodka es libre de gluten.

Sirena de Chiloé  se vende en distintos restoranes y lodges de la zona (aquí el detalle), mientras que en Santiago se puede obtener en la tienda Premium Brands.