Vacacionar con la familia en auto o darse una escapada de fin de semana impone el enorme desafío de acarrear miles de bártulos, como el coche del bebé, las bicicletas de los niños y los kilos de ropa que suelen llevar los adolescentes de la familia.

Hay varias opciones para resolver este reto, acá te contamos sobre algunas.

Portaequipajes y barras de techo:

Por espacioso que sea el maletero de un auto o suv, es un hecho que su capacidad puede ser  fácilmente superada por los bolsos, maletas y demases cuando se viaja en familión o en pandilla de amigos.

Las cajas portaquipaje son una bendición en estos casos. Se montan en el techo del vehículo,  incrementan  el volumen de carga a nivel súper saiyajin y  además contribuyen a una condición segura al evitar que el equipaje bloquee la visión a través del vidrio trasero.

El universo de posibilidades va mucho más allá del mero transporte de bolsos y enseres. Por ejemplo, hasta hace no mucho tiempo trasladar las tablas de surf, kayaks o el equipo de windsurf exigía al máximo la creatividad de los aficionados. Ahora eso ya no es necesario, pues hay accesorios específicos para sus necesidades.

Elección del portaquipaje:

Como en el caso de la ropa y los zapatos, hay que probarse antes de elegir. El diseño del vehículo determina el modelo de cada accesorio que se le instalará.

En las cajas portaequipaje básicamente hay tres variables a considerar: tamaño del vehículo, tipo de techo (algunos modelos poseen una marcada curvatura) y el tipo de puntos de fijación del techo.

La caja portaquipaje debe elegirse junto a las barras de techo, para asegurarse que el conjunto calce bien con el modelo de vehículo donde se montará.

Dato: por pereza comodidad las personas dejan instaladas de modo permanente las barras de techo, por eso es recomendable optar por las  generan un menor nivel de ruido con el vehículo en marcha. Hay modelos que sobre los 80 k/h silban notoriamente, lo que puede llegar a ser molesto.

Consideraciones sobre las cajas portaequipaje

• La elección debe ajustarse al diseño del vehículo, no debe montarse un modelo cuya parte delantera se proyecta sobre el parabrisas.
• Hay modelos con distintas capacidades de carga, sin impotar cuál se elige, siempre se debe respetar ese criterio.
• Los objetos más pesados deben ubicarse al centro del portaquipaje y acomodarse para que no se desplacen dentro de la caja durante el viaje.
• No se debe exceder la velocidad de circulación recomendada por el fabricante.

Portabicletas:

Los hay para instalar en el techo, en la tapa del maletero, en la estructura trasera de los automóviles hatchback (sin maletero tradicional) e, incluso, en la rueda de repuesto que algunos vehículos todo terreno portan en el exterior de la puerta trasera.

También hay modelos que se instalan en el pick up de las camionetas, para que la bicicleta sea trasladada en posición vertical, y otros que se fijan al sistema de remolque, en el coco de arrastre (bola de remolque) o bien removiendo la bola e instalándolos directamente al “cubo” (sistema de enganche americano)

Al momento de escoger es necesario ir a la tienda con el vehículo y probar el modelo que mejor le calce, considerar el número de bicicletas que se trasladarán  y fijarse en el peso máximo que soporta el accesorio.