OMG Aston Martin acaba de crear un coche que haría balbucear al mismísimo James Bond.  Se trata del Aston Martin DB11 Volante, un descapotable de lujo con un motor V8 twin-turbo de 4.0 litros y que es capaz de entregar 503 hp.

Por cierto, su estructura de aluminio lo hace más ligero, más rígido y más deportivo que su antecesor, el DB9.

Para administrar esta belleza, Aston Martin incorporó una transmisión automática de ocho velocidades con levas al volante. Su dirección es asistida electrónicamente y posee un diferencial de deslizamiento limitado con vectores dinámicos de torsión, los cuales permiten al conductor configurar las respuestas del automóvil y adaptar su comportamiento a las características de la carretera, las condiciones climáticas e incluso a su estado de ánimo.

Una sorpresa en su equipamiento es la inclusión de anclajes ISOFIX en los asientos traseros, lo que le da un toque de ternura a un coche orientado a satisfacer placeres que no coinciden generalmente con un estilo de vida familiar.

Por otro lado, entre los detalles estéticos de este Aston Martin DB11 Volante destaca el acabado de las cabeceras de las butacas delanteras, enchapadas en madera. Si el material no es tu favorito, también se puede optar a fibra de carbono, algo muy vistoso y acertado tratándose de un auto descapotable y que exhibe su interior de manera pública.

Al ser un modelo convertible, la capota es la parte más importante. Por esto mismo, Aston Martin ofrece un abanico de combinaciones cromáticas en las que prima la elegancia, tales como el rojo-burdeo, negro-plateado o gris-plateado. Todas producen un efecto más luminoso de la tela y un punto focal destacado en el diseño del automóvil.

Sin embargo, la apariencia no es el único atributo de su techo retráctil. También posee características funcionales como su gran aislación con relación clima y los ruidos exteriores. Esto último se logra mediante materiales de última generación que conforman las ocho capas de su estructura.

Además, el techo se pliega y despliega en escasos 16 segundos. El proceso se acciona mediante un botón, lo que se puede hacer en movimiento y con viento en contra, con un límite de velocidad no superior a los 50 km/h.

Como los techos de lona pueden llegar a ser delicados, el fabricante de vehículos de lujo instaló techos que fueron sometidos a cien mil ciclos en condiciones climáticas extremas y simulando hasta diez años de uso.

En resumen, diseño y características ideales para enfrentarse al camino y sentirse como un verdadero James Bond.

Cerramos con un video del Aston Martin DB11 Volante en acción:

¿Crees que Aston Martin diseñó y fabricó el mejor descapotable de lujo de todos? Déjanos tus comentarios.