Muchos autos son restaurados a diario, pero no es común que el trabajo sea hecho por el propio fabricante. Una de las pocas excepciones es la que realizó BMW con el roadster que perteneció a Elvis Presley, quien falleció hace exactos 39 años.

El BMW 507 del Rey del Rock & Roll fue sometido a un trabajo quirúrgico cuyos resultados iremos develando de manera paulatina.

BMW 507_m

La restauración del Elvis’ 507, como han rebautizado a este roadster, no fue simple. La misión era transformar un montón de fierros viejos, sucios y oxidados en un coche inmaculado. El primer paso fue rescatarlo de un granero en que yacía desde 1968.

BMW 507_q

Cuando comenzó la restauración, el estado del Elvis’ 507 era similar al de su propietario en sus últimos años de carrera: sencillamente deplorable. Sin embargo, en BMW trabajaron rigurosamente para devolverle el alma al cuerpo.

El corazón de este automóvil había sido reemplazado por un motor V8 de Chevrolet, por lo que se debió instalar uno fabricado por la propia BMW para conservar este clásico tan único como especial. Fue así que se montó un BMW 3.2L V8 con las especificaciones exactas del modelo original.

BMW 507_7

Su carrocería, originalmente de color blanco, estaba pintada de rojo y negro, iniciativa del propio Presley. Sin embargo, los restauradores decidieron devolverle sus tonos de fábrica.

El auto acompañó a Elvis Aaron Presley durante sus dos años de servicio militar en Alemania. Al regresar a Estados Unidos se lo llevó a casa.

BMW 507_u

El BMW 507 con el chasis 70079 formó parte de una flota de prueba que se llevó a Estados Unidos a la cual, antes de ser entregado a Elvis en 1958, se le cambió el motor, se le modificó la transmisión y se le reemplazó el parabrisas.

El Elvis’ 507 dejó de ser de Prersley cuando se lo vendió, en 1962, a un concesionaria de Chrysler en Nueva York.

BMW 507_4

El nuevo Elvis’ 507 se develará completamente en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach a realizarse el 21 de agosto.

Antes de eso una galería de fotos con la restauración completa del Elvis’ 507: