Han pasado 50 años desde que se estrenó la película “Bullitt” que dio vida a una de las persecuciones más recordadas del cine, con el legendario actor Steve McQueen al volante de un Ford Mustang GT-390 color verde que ahora regresa transformado en una edición conmemorativa que se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit (NAIAS) que abrió sus puertas el 13 de enero.

El Ford Mustang Bullitt fue presentado por Molly McQueen, nieta del actor, quien aparece en un video conduciendo este modelo de edición limitada en una loca carrera por ocupar el último lugar disponible en un aparcadero, disputándoselo a un par de tipos abordo de un Dodge Challenger negro, un guiño más a la película de 1968.

Esta versión del Mustang Bullitt será lanzado a mediados de año en Estados Unidos y está equipado con un motor V8 de 5.0L que libera más de 480 CV de potencia y ​​569 Nm de torque con lo cual consigue una velocidad máxima de 262 Km/h. Todo gestionado por una transmisión manual con una palanca de cambios con la parte superior blanca, tributo al modelo original.

También incorpora una válvula activa en el sistema de escape para darle al motor el rugido característico que tuvieron los Mustang que se utilizaron en la película, sí hubo dos automóviles idénticos para el filme, más adelante la historia de lo que sucedió con ambos tras el rodaje.

Además, el Ford Mustang Bullit incorpora un panel de instrumentos totalmente digital, una pantalla touch multimedia de 12 pulgadas para el sistema de info-entretenimiento, butacas deportivas Recaro (bordado en verde) y por último, el centro de su volante, la inscripción que dio origen a este homenaje: Bullitt.

La historia original

En el rodaje de “Bullitt” se usaron dos Mustang GT 1968, pero después de la filmación, siguieron caminos diferentes. El vehículo principal, conducido por Steve McQueen, fue vendido por Warner Bros a un comprador privado y el otro, usado en muchos saltos en la famosa escena de persecución, fue enviado a un depósito de chatarra.

Sin embargo, el auto que estaba abandonado resurgió de las cenizas en Baja California a principios de 2017, mientras el que se había vendido lo heredó Sean Kiernan en 2014, su padre Robert lo había comprado en 1974 y ahora reapareció gracias a que Sean contactó a Ford y trabajaron juntos para que el Mustang GT-390 original formara parte de la exhibición en Detroit.

Es así como ambos Bullitt están juntos en el NAIAS 2018, poniendo fin al misterio de 40 años para dar con su paradero. Definitivamente hay una fiebre por revivir clásicos modelos Mustang de Ford como ocurrió con el Eleanor que ya les presentamos.

Vean a Molly McQueen rememorando las persecuciones de su abuelo Steve:

¿Qué diría Steve McQueen sobre este Mustang Bullitt? Seguro que pediría tener el primero.