Quienes se fascinaron con el Ford Eleanor Mustang que conducía Nicolas Cage en el filme Gone in Sixty Seconds (60 segundos en español), remake de la película de 1974, estarán contentos de saber que ahora pueden tenerlo.

Fusion Motor Company hará realidad el anhelo de muchos con la fabricación del Eleanor bajo licencia lo que implica que sus Mustang serán fieles réplicas del original y no esas que se hacen con fibra de vidrio.

Para llevar a cabo este desafío, que tomará seis meses de producción, se utilizarán los Ford Mustang Fastback de 1967 y/o 1968 que se someterán a un minucioso trabajo para dejar la carrocería al desnudo y a partir de ahí comenzar a construir el futuro Eleanor Mustang con nuevos componentes y tecnología actual.

La mecánica estará a cargo de Roush Performance, especialistas en la preparación de diversos modelos Ford, que dotará de varias partes y piezas, pero fundamentalmente de los motores. El más básico es un V8 de 5.0L y 430 Cv de potencia, mimso que en su versión con turbo compresor levanta la potencia a 600 Cv.  Luego viene el V8 de 7.0 L con 3 versiones según la potencia desarrollando 480, 560 o 750 Cv.

Según la versión de motor que sea, se acoplan a transmisiones manuales de 5 o 6 marchas más una automática de seis velocidades.

Entre los componentes más modernos para este clásico modelo se cuentan las aplicaciones en fibra de carbono, faros LED, encendido sin llave mediante botón, sistema de audio con Bluetooth o un sistema multimedia con navegador GPS.

Darse un gusto como es tener un Eleanor Mustang sencillamente es un lujo y por lo mismo cuesta caro. El precio para la versión más básica es de U$D189.000.

Sin embargo este Ford Mustang de Fusion Motor Company no es el único que revive este clásico muscle car, también está el Equus Bass 770, la versión coreana del Fastback puesto que la marca Equus es una filial del gigante asiático Hyundai.

 ¿Listos para conducir como Nicolas Cage en 60 segundos?

Sobre El Autor

Periodista amante de la libre expresión por lo tanto sin mucho ánimo de regirse por una línea editorial más que la autoimpuesta. Esto, en parte, lo motivó a fundar Revista XY... Un medio propio e independiente donde las reglas son transversales... No a la verticalidad !!!