Kia continúa con su plan de cirugía masiva a sus modelos y el último en entrar pabellón es el Kia Cadenza, un sedán de lujo que tras salir de la consulta quedó convertido en todo un galán. La transformación es gracias a un nuevo diseño, el cual integra una silueta más estilizada y elegante, con un capó más alargado.

El Kia Cadenza también recibió el facelift de la máscara que han tenido otros modelos y que se conoce como nariz de tigre. Pero aquí el efecto se pronuncia en gran parte por sus faros LED más aguzados y envolventes con biseles cromados y que unen de manera armónica los elementos presentes en la trompa del sedán.

Kia Cadenza (trasero)Las luces LED también tienen protagonismo en la zona posterior, contenidas en unos focos enmarcados por biseles cromados que se conectan a través del maletero y que combinan con la doble salida de tubo de escape. La suma le confiere un estilo mucho más audaz.

Sobre los aspectos técnicos detrás del vehículo aún no hay muchos detalles. Sin embargo se irán revelando en diferentes salones del automóvil, donde el Kia Cadenza será una de las estrellas de la marca.