Los gringos han sido, por décadas, los especialistas en construir gigantescos autos, sobre todo cuando hablamos de vehículos todo terreno. El mejor ejemplo probablemente sea la reconocida SUV Hummer.

Sin embargo, los rusos parecen tener una verdadera obsesión por los vehículos off-road de tamaño XXL, como el Shaman 8×8 que ya conocimos en XY. Hasta nos hace pensar que la carrera por la conquista del espacio y la guerra fría aún persisten, pero en un nuevo frente: la industria automotriz. De hecho, el vehículo que vamos a presentar parece un verdadero Goliat frente al vehículo estadounidense de la General Motors. Hablamos del Mega Cruiser Russia.

MegaRusoPortada

MegaCruiserRussia_1

El Mega Cruiser Russia es un vehículo gigante. Un verdadero Frankenstein ruso que tomó partes del antiguo camión militar GAZ-066, principalmente el chasis, los ejes y neumáticos, pero que para quedar terminado tomó piezas provenientes de otros finados:

  • Motor y transmisión de un camión Hino
  • Todo el interior de la cabina de una camioneta Isuzu
  • Todos los focos y ventanas de un Mitsubishi Delica
  • Volante de un Honda

MegaRusoPortada_5El motor de GAZ fue reemplazado por el diesel atmosférico de 7,5 litros que monta el camión Hino y la transmisión mecánica de 6 velocidades con reductora, del mismo camión.

Tanto motor apenas alcanza los 140 km/h como velocidad máxima, pero en un vehículo de este tipo se busca torque y fuerza para enfrentar los terrenos más duros y agrestes.

MegaCruiserRussia_2Por supuesto, un monstruo como este no es fácil de mover: sus 5,8 metros de largo por 2,3 metros de ancho implican un peso de 3,5 toneladas.

Quizás para que no digan que siguen pegados con la época de los dos bloques dominantes, los rusos prefirieron comparar su creación con un ícono del mundo off-road que proviene desde Japón: Toyota Land Cruiser. Tal vez de ahí derive el nombre con el que se bautizó a este gigante soviético.

MegaCruiserRussia_3La comparación es odiosa, pero evidente. Ver ambos modelos juntos en la foto trae a la memoria la película Rocky IV, donde Balboa sube al ring para disputar el título mundial con Iván Drago. “Rocko” se veía insignificante ante la kilométrica y robusta figura de su adversario.