Nos subimos al Skoda Yeti, un modelo de la marca checa bautizado de esa manera, porque una de sus fortalezas es moverse por terrenos tan difíciles como los que habita el mítico Abominable Hombre de las Nieves.

Robusto y compacto, este crossover remonta laderas con el apoyo de sistemas electrónicos, cuidadosamente diseñados para el off-road, entregando una experiencia única. skoda-yeti_1

Es así como un modelo como el Yeti, en su versión 2.0L TDI AT 4×4 Elegance, se transforma fácilmente en una alternativa ideal para quienes buscan un vehículo polivalente, de esos que se mueven de manera ágil por la ciudad y que responden sin esfuerzos a la hora de la aventura en caminos y senderos sin asfaltar.

DISEÑO Y ARQUITECTURA

skoda-yeti_27

La arquitectura del Skoda Yeti recuerda exitosos crossover de los 90, tanto por su apariencia como por su comportamiento. Su carrocería en forma de cubo, y dimensiones compactas, lo convierten en un vehículo que se adapta fácilmente a distintas condiciones de ruta. Si bien a veces se siente algo pesado, se va alivianando a medida que se remonta en velocidad.

Una mirada basta para darse cuenta que el diseño del Skoda Yeti es único. Pero al mismo tiempo hace guiños a elementos que se han puesto de moda en las calles, como es el caso del tono bicolor, expresado en los pilares y en el techo del vehículo.

skoda-yeti_21

Otros elementos afines son las protecciones color aluminio (en ambos parachoques), los cuales cumplen una función estética, así como también práctica, al momento de enfrentar terrenos agrestes. Lo mismo ocurre con las llantas de aleación (17”), responsables de un look más deportivo y que, por su tamaño, perfil y dimensiones, ofrecen un mejor desplazamiento por distintos terrenos.

A la hora de la suma, la estética del Skoda Yeti es una mezcla urbana/outdoor que, justamente, destacan en el concepto crossover.

MECÁNICA Y CARACTERÍSTICAS

skoda-yeti_15

En cuanto a la versión probada, nos encontramos con un motor 2.0L turbo diesel (TDI) asociado a una transmisión DSG de seis velocidades. Notamos que su gestión era algo ralentizada, no tan continua o secuencial como si lo experimentamos, hace unos años, con un Yeti 1.2L gasolinero.

La potencia de su motor turbo diesel de 150 hp y 340 Nm. de torque se expresa de forma contundente y dinámica, a partir de un bajo régimen de revoluciones: 3.500 y 3.000, respectivamente.

La suspensión delantera y trasera, en tanto, es una combinación de varios sistemas que brindan un desplazamiento seguro, confiable y cómodo: McPherson con brazos inferiores triangulares y barra estabilizadora de torsión, entre otros componentes.

skoda-yeti_26

Es claro que existe una preparación y una puesta a punto para brindar un buen desempeño, con la absorción de los baches del camino, tanto dentro como fuera de la ciudad. Al pasar un badén (lomo de toro), el Yeti lo hace con una suavidad que se disfruta. Sin embargo, si el paso es muy violento, su tamaño compacto (distancia entre ejes) hace que se sienta el paso del tren trasero.

La efectividad de la frenada está basada en el uso de frenos de disco en todas las ruedas, sumando sistema antibloqueo (ABS)  y programa electrónico de estabilización (EPS). Su accionar es algo perezoso, como que el tacto no se condice con el tiempo de frenada. En todo caso, nada preocupante o molesto.

skoda-yeti_12

El sistema de tracción del Yeti, por otra parte, es inteligente. Está automatizado y controlado por el computador de abordo que, el cual gestiona la tracción sobre la base de las condiciones existentes en la superficie. Además, integra un sistema de asistencia electrónica que puede activar el conductor, permitiendo enfrentar de manera más segura las pendientes (Autohold).

Un factor relevante, y que es muy importante en la economía familiar, es el consumo de combustible. Y en este aspecto, el Skoda es un gran aporte. Recorrimos varios kilómetros, en distintas condiciones de conducción, -muchas de ellas bastante exigentes-, pero el gasto fue insignificante. Además, vale recordar que el Yeti funciona con diesel.

EXPERIENCIA DE CONDUCCIÓN

skoda-yeti_19

El Skoda Yeti cuenta con un buen nivel de equipamiento para disfrutar los viajes de manera cómoda, segura  y en un ambiente grato, merced al confort que proveen los diversos componentes instalados en su interior. Por ejemplo, su volante multifunción permite operar de manera simple y directa, elementos como el sistema de audio, el teléfono celular (conexión Bluetooth, USB y auxiliar) y el computador abordo. Además está revestido en cuero , lo que brinda una agradable empuñadura y buen tacto.

A diferencia de muchos modelos y marcas, el sistema de control crucero no se encuentra en el volante, sino que en el telecomando izquierdo. Esto es muy común en autos de ciertos orígenes (República Checa o Suecia), y muy común en las primeras ocasiones en que se incorporó este dispositivo. Hay que  habituarse, pero es cosa de segundos.

En cuanto a la habitabilidad, el Skoda Yeti ofrece buen espacio para todos los pasajeros. La sensación de amplitud, además, se alimenta gracias al techo panorámico que posee, el cual también brinda un ambiente muy luminoso.

skoda-yeti_2

Otros componentes a destacar son su kit de enganche y la luz de su portamaletas, la cual es removible y se puede convertir en una linterna. Hablando del compartimento de carga, este goza de un buen tamaño con 405 lt. El espacio aumenta a 1.580 lt. al abatir o bien retirar los asientos traseros. Finalmente, en este ítem también cuenta con un sistema denominado Varioflex que, como lo indica su nombre, permite flexibilizar la capacidad del maletero.

Para brindar viajes más placenteros, el Skoda Yeti cuenta en su cabina con climatizador dual y agrega calefacción y refrigeración independiente para las butacas delanteras.

skoda-yeti_20

Con respecto a las funciones que se despliegan en la pantalla touch, aparte del sistema de audio y teléfono, también es posible enumerar su asistente de estacionamiento (no cuenta con cámara de retroceso) y sus sensores de proximidad (delantero/trasero). Cuando el sistema opera, silencia la radio para comunicar las advertencias de manera acústica.

A la hora de trazar conclusiones, el Skoda Yeti es un crossover polivalente multifacético y con buen nivel de equipamiento. Por lo mismo se extraña que esta versión, siendo la top de línea de este modelo, no incorpore navegador con GPS y uno que otro aditamento que se encuentran en vehículos por su precio, el cual es de CL$ 18.990.000.

Cerramos con un video de nuestro Test Drive y una galería de fotos del Skoda Yeti 4×4:

Galería de Fotos: