Kia no es una marca de lujo. Sin embargo, la compañía surcoreana está haciendo grandes esfuerzos para entregar vehículos sofisticados, de calidad y en lo que puedes sentirte como alguien VIP.

Un ejemplo de este concepto es el Kia Mohave, el SUV de alta gama de la marca, y que probamos durante cuatro días. A continuación, las conclusiones de nuestro test drive.

DISEÑO

kia-mohave1

Si bien el adagio popular dice que en gustos no hay nada escrito, es una opinión generalizada que el Kia Mohave necesita refrescar su diseño. Desde que se conoció en 2005, el modelo no ha experimentado mayores cambios. De hecho, las modificaciones son tan sutiles que pueden pasar inadvertidas.

Entre aquellas variaciones destaca la actualización de sus luces diurnas con tecnología LED, el uso de manillas y espejos retrovisores cromados, así como un juego de llantas aro 18 que incluye una rueda de repuesto.

La cabina también sigue líneas previas y los cambios no son tan estéticos, sino que más bien funcionales y orientados a nuevos sistemas de seguridad y confort de marcha.

EQUIPAMIENTO Y CARACTERÍSTICAS

kia-mohave3

Es en este apartado donde nos encontramos con las fortalezas del Kia Mohave.

Para comenzar, este SUV cuenta con un poderoso motor 3.0L turbo diesel, el cual está acoplado a una caja automática de ocho velocidades que entrega 252 hp y un torque de 550 Nm. El Mohave es un vehículo de grandes dimensiones (2.720 kg.), pero el combo descrito lo convierte en un vehículo de comportamiento brioso.

Que sea un motor diesel, también significa un alivio para el bolsillo. Según la marca, su rendimiento es de 11,2 km/lt., algo que se ajustó a lo que experimentamos, cuando pusimos 65 litros de diesel por un precio de 28 mil pesos chilenos. El tanque del Kia Mohave almacena 82 lt.

kia-mohave6

Otro valor agregado del Kia Mohave es la presencia de tracción 4×4 con selector manual (2WD/4L/4H). Con esto es es el conductor quien decide cómo enfrentar el terreno y no el computador de abordo, permitiendo una experiencia off road más personalizada.

En cuanto a seguridad, el Mohave presenta diversos componentes que son de suma utilidad ante sus dimensiones. Destacan, por ejemplo, su sistema de detección de punto ciego y cámara de retroceso, los cuales se sumaron a sus sensores delanteros y traseros, además de control de estabilidad, asistencia de partida en pendiente, y frenos ABS con EBD que ya eran provistos en su versión anterior.

kia-mohave4

En un mundo reinado por las pantallas, el Mohave no se queda atrás. Se incorporó una LCD de cuatro pulgadas en el tablero de instrumentos, la cual se complementa con la radio touch de cinco pulgadas. Juntas hacen de la conducción una experiencia mucho más amigable.

La comodidad no se deja de lado en este vehículo. El elemento más destacado es la incorporación de asientos calefaccionados y refrigerados con tres opciones en cada modalidad, algo muy necesario cuando la tapicería es de cuero: fría en invierno y calurosa en verano. También cuenta con climatizador bizona frontal y un completo comando para los pasajeros de la segunda fila de asientos.

SENSACIÓN AL VOLANTE

kia-mohave2

Poner las manos en el volante del Mohave es sinónimo de una conducción placentera y que está acorde a la promesa de un SUV de alta gama.

El comportamiento de su nuevo motor turbodiésel es fantástico. Se podría pensar que una motorización así, que privilegia el torque frente a la potencia, podría afectar su agilidad. Sin embargo, el propulsor responde al instante cuando se pisa el acelerador, sin temerle a la masa de esta mole. El Mohave se mueve con soltura, elasticidad y agilidad.

Cuando llega la hora de realizar maniobras en espacios reducidos, nuevamente la experiencia es satisfactoria, ya que su radio de giro es amplio y generoso, con lo cual no quedarás sudando al intentar salir de esos ridículamente estrechos estacionamientos de los supermercados.

kia-mohave7

Aunque parezca una obviedad, el espacio para los pasajeros y la carga es fenomenal, incluso en la tercera corrida de asientos, que suelen ser angostas y con poca profundidad para las piernas.  En el Mohave todo está dentro de los estándares.

En cuanto al confort de marcha, el Mohave cumple. Si bien la suspensión es cómoda, al ser tan suave produce un efecto de rebote y bamboleo similar al de una camioneta, lo cual queda en evidencia en calles en mal estado o pasos de badén que, por cierto, abundan en Santiago y todo Chile.

Un par de líneas aparte para la botonera en el lateral de la butaca del copiloto, la cual permite tanto al conductor como a los pasajeros (segunda fila de asientos) poder realizar los diversos ajustes de dicho asiento.

kia-mohave5

Sin embargo, también notamos algunos detalles que se pudieron incluir y que no hubiesen influido en gran medida en el precio final del SUV. Por ejemplo, extrañamos un alzavidrios one touch Up-Down en todas las puertas, refrigeración de guantera y posavasos, freno de mano eléctrico, apertura y cierre de portalón trasero, entre otros elementos que, si comparamos con la propia marca, encontramos en modelos como el Kia Sorento, que cuesta menos.

Lo mejor del Kia Mohave

  • Nuevo motor 3.0L turbodiésel.
  • Ajuste asiento del copiloto con mandos en el respaldo
  • Espacio y configuración del habitáculo
  • Radio de giro

A mejorar en el Kia Mohave

  • Renovación del diseño en su totalidad
  • Radio con pantalla de más pulgadas y navegador GPS
  • Apertura y cierre eléctrico de maleta (llave/botón/sensor)

El precio de la única versión del Mohave: CL$ 32.490.000.

Finalmente los dejamos con una galería de fotos y un video: