El interés por desarrollar camionetas impulsadas por electricidad comienza a dar señales de realidad y no de ser solo una moda que se cuelga del auge que viven los automóviles y SUV eléctricos.

Hace poco la atención la concitó la camioneta híbrida W-15 y ahora es el turno de la Bison, una pick-up eléctrica gestada por Havelaar, una multinacional que incluye socios de Canadá, Holanda y China.

La Bison tiene tracción integral, gracias a los dos motores eléctricos que posee, uno por cada eje. De acuerdo a lo anunciado tiene una potencia de 300 CV y 510 Nm, y puede alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h.

De las baterías se sabe que ofrecerá dos opciones: una de 50 y otra de 90kWh, ofreciendo hasta 300 km. de autonomía.

Su chasis es de acero y la carrocería de carbono, lo que en conjunto hace que el peso de la Bison sea de orden de los 2.200 – 2.300 kilos.

El interior tiene toda la tecnología esperable, aunque llaman poderosamente la atención sus dos enormes pantallas: una en el panel de instrumentos y otra en la consola central. A prueba de miopes.

La propuesta tiene cara de realidad, pues si todo camina como corresponde el próximo año estará rodando las calles del hemisferio norte, en partidas exclusivamente destinadas para empresas y municipios. Para el público en general, la meta es 2019.

Se estima que el precio de venta será a partir de los USD 40.000.