A pocos días de iniciarse el Salón de Frankfurt 2017, las marcas comienzan a filtrar las novedades que presentarán en la cita. Hasta ahora, uno de los aperitivos más suculentos ha sido el Brabus Rocket 900 Cabrio, un soberbio descapotable que se ha ganado el título del convertible para cuatro pasajeros más rápido del mundo.

Brabus es una compañía de tuning de alta gama y, en esta ocasión, ha tomado un Mercedes-AMG S 65 Cabriolet para crear una máquina que alcanza los 100 km/h en solo 3,9 segundos y tiene una velocidad máxima de 350 km/h.

Claro, hay autos con mayor acelaración y velocidad final más alta, como el Bugatti Chiron, pero son súper deportivos y han sido concebidos desde su origen para ser unas centellas. Sin embargo, este coche corresponde a un modelo GT intervenido para optimizar su desempeño.

A saber, cuenta con un motor V12 biturbo de 6,3 litros con monstruosos 900 hp y un torque máximo de 1.500 Nm.

Entre las principales intervenciones ejecutadas por Brabus al Mercedes AMG S 65 original destacan el incremento de la cilindrada -que subió de 6.000 a 6.300 cc.-, algunas intervenciones en la línea de escape, cambios en los pistones y el uso de cilindros de mayor diámetro, así como modificaciones de los metales del motor.

Pero no todo es brutalidad y poder. La estética también tiene lo suyo, gracias a asientos de cuero de alta calidad (cosidos a mano), la incorporación de terminaciones de maderas nobles y molduras de aluminio de fino texturado, entre otros detalles.

Exteriormente destaca el tono negro mate de la pintura y el profuso uso del carbono, que se aprecia en las tomas de aire, alerones y difusores repartidos por la carrocería. El look se completa con unas llantas “Platinum Edition” de 21 pulgadas de serie y una opción de 22 pulgadas.

No se conoce el precio que tendrá esta maravilla, pero puestos a especular debería subir bastante de los USD 305.600 que cuesta en Europa el Mercedes S 65 en que se inspira.