La empresa gringa de transportes UPS ha comenzado un plan piloto para modernizar su flota con camiones eléctricos para sus despachos urbanos donde la electromovilidad es el mejor aliado.

UPS ha encargado a Arrival, compañía británica especializada en el desarrollo de vehículos eléctricos, 35 camiones para ser probados en París y Londres los cuales, además de la tecnología, exhiben un diseño futurista muy lejos de los clásicos camiones que circulan por Estados Unidos.

Entre las principales características de los camiones se destaca la autonomía de 240 kilómetros de recorrido con una carga de la batería.

Además contarán con un parabrisas envolvente con lo cual el conductor gozará de un campo visual más amplio con una vista panorámica. También incorporarán avanzados sistemas de conectividad y asistencias a la conducción para reducir la fatiga del chofer, un conjunto que aportará mayor seguridad en el tránsito urbano.