Si alguna vez has visto Overhaulin en el cable, sabes del talento y la capacidad de Chip Foose a la hora de transformar harapientos automóviles en verdaderas obras de arte.

ChipFoose_Impala_4

El Impostor en plena exhibición en Autorama 2015.

Su imaginación no es show y prueba de ello es que Foose acaba de convertirse en el ganador del premio Ridler durante el Autorama 2015 de Detroit, demostrando una creatividad inagotable.

¿Cuál fue su última receta?

ChipFoose_Impala_Demo

Chevy Impala con las marcas que muestran las modificaciones a la carrocería.

The Imposter (El Impostor): un Chevy Impala 1965 que cobró nueva vida tras las modificaciones, venciendo a otros siete finalistas del gran galardón.

ChipFoose_Impala

Habitáculo del Impostor: Todo es de un Corvette 2008.

Parte del truco es que Foose dotó al Impala con elementos de un Chevrolet Corvette año 2008, comprado por Don Voth, también propietario del Impostor. Hablamos, básicamente, de motor, electrónica y algunas piezas de su habitáculo.

ChipFoose_Impala_8

El Corazón del Impostor: Motor 6.2 litros V8 Turbo del Corvette.

Al mismo tiempo, Foose agregó un turbo en la parte motriz e hizo modificaciones del interior para lograr un aspecto más retro, acorde con el diseño del modelo de 1965.

ChipFoose_Impala_2

El Impostor en su guarida, Foose Design.

Para quienes saben poco o nada de Autorama, este es un evento anual que se realiza en marzo y donde se exhiben automóviles clásicos, hot roads y muscle cars, modificados con el arte del tuning.

Se desarrolla en varias ciudades de Estados Unidos, sin embargo la escala en Detroit es la que todos esperan, puesto que es en esta ciudad se inauguró la muestra (1953). El premio Ridler –desde 1964- recibe su nombre en honor a Don Ridler, organizador de la ceremonia entre 1957 y 1963.

Dos videos para ver la transformación del Impala:

Antes

Después