La gran pregunta que surge luego de ver el Mazda CX-8 es ¿por qué se creó un modelo prácticamente idéntico al Mazda CX-9, pero con otro nombre?

Para serles sinceros no tenemos una respuesta totalmente aclaratoria, pero el hecho de que el coche sólo ha sido fabricado para el mercado nipón -donde no existe el CX-9-. al menos da algunas pistas.

En serio, la similitud entre ambos SUV es impresionante. Solo con una lupa se pueden encontrar las diferencias.

El coche entrará al mercado con un motor 2.2L turbodiésel I4 con consumo de combustible eficiente y bajas emisiones de contaminantes. Todo asociado a una transmisión automática de seis velocidades.

Además, el CX-8 contará con la última y más avanzada versión de la tecnología SKYACTIV de Mazda, la cual agrupa todos los sistemas electrónicos de la marca.

Si bien se destaca la configuración con tres corridas de asientos para siete pasajeros, también estará disponible una versión de cinco plazas. Otro elemento con opciones será su sistema de tracción: simple o doble.

Por supuesto, CX-8 ofrecerá conectividad con una serie de dispositivos, teniendo una pantalla multimedia táctil como centro de operaciones. También habrá conectores USB para todos sus ocupantes, un sistema de cámara con visión en 360º y todo el arsenal de asistencias electrónicas a la conducción.

Básicamente, todo el equipamiento que se encuentra en el CX-9, también estará presente en el Mazda CX-8.

Como tantos modelos que se están develando por estos días, el Mazda CX-8 hará su debut en el Salón del Automóvil de Tokio.

Video promocional del Mazda CX-8:

¿Qué te pareció el Mazda CX-8? ¿Si vivieras en Japón lo comprarías?

Déjanos tus comentarios.