En los talleres de Cool & Vintage, una tienda portuguesa dedicada a la personalización de viejos Land Rover, suelen crear magia que va más allá de motores y pernos.

Cada vez que desnudan un coche hasta los huesos, visualizan una nueva vida que invita a la aventura y la exploración del mundo con una dosis infinita de estilo. Su último ejercicio es este Land Rover Defender.

Luego de desarmarlo, este beach runner recibió una transfusión de pintura que lo dejó con un potente celeste.

Además se lo dotó de neumáticos heavy duty BF Goodrich y ventanas estilo militar. En su interior, en tanto, se combinó rudeza con unos asientos resistentes al agua y los rayos UV.

Una vez acabado el trabajo, los muchachos de Cool & Vintage lo sacaron de paseo a una casa flotante en Alqueva, Portugal, junto al modelo Francisco Cipriano.

Una joya, ¿cierto?

Para más información visita el sitio de Cool & Vintage. Si no estás convencido, un video final que activará tu gen outdoor.

¿Qué te pareció el trabajo de Cool & Vintage con este Land Rover Defender? Deja tus comentarios.