Cuando Doc Brown se golpeó en la cabeza el 5 de noviembre de 1955 imaginó un condensador de flujo que permitiría a su automóvil, el clásico DeLorean DMC-12, viajar a través del tiempo. Marty McFly lo probó con éxito en la saga “Volver al futuro” y desde entonces muchos nos quedamos soñando con estos artilugios.

Las buenas noticias es que hoy cualquiera puede tener un condensador de flujo en su auto. Eso sí, no está conectado a un mini reactor nuclear ni servirá para alterar las manecillas del tiempo. Su función es mucho más práctica: carga tu teléfono o tablet. Su energía de 12 volts (no de 1,21 GW) es suficiente para revivir muertos con conexión USB e incluso mantener conectado un GPS.

1ba1_flux_capacitor_car_charger

 

Lo mejor es su diseño. Tal como el condensador creado por Doc Brown, tiene unas vistosas luces con forma de Y que se prenden mientras está conectado. Si no quieres llamar la atención, estas luces se pueden apagar con un botón lateral. Además, el conector al encendedor tiene un brazo ajustable.

El dispositivo se venderá en la tienda online de ThinkGeek a partir de este 18 de septiembre y costará solo US$24,99.