Por el nombre de su marca y logotipo, su precio y los refinados materiales usados en su fabricación, uno podría pensar que el auto eléctrico D. Throne no es más que un juguete exclusivamente diseñado para satisfacer los caprichos de un príncipe.

Pero te equivocas. También es para aristócratas y los Ricky Ricon del mundo. ¿Su precio? En el límite de lo obsceno: USD 3.000.

312

Desarrollado en Corea del Sur, este auto de juguete está pensado para dar cabida a padre e hijo, pero también incluye un carrito a tono -con diseño en armonía al coche- para incluir en la aventura a otros integrantes de la familia. Amor y felicidad.

Su diseño está inspirado en los clásicos autos europeos de principios del siglo XIX, con una gran similitud no sólo por su apariencia sino que también por los materiales empleados. Esto se ve en la madera que forma el volante, el marco que envuelve su habitáculo, su asiento tapizado en cuero legítimo y carrocería metálica (pesa 200 kg).

211Su mecánica si bien es simple, incluye suspensión con dos amortiguadores en su tren trasero, neumáticos de caucho, más una dirección y motor con engranajes para brindar el confort y la seguridad de un vehículo convencional. Opera a través de baterías recargables, las cuales duran entre tres y siete horas, dependiendo de su uso.

También cuenta con algo de tecnología, como un sistema de diagnóstico que revisa el estado del vehículo, faroles con luces LED y un botón para encender o apagar el motor.

111

26

¿Qué crees del D.Throne? Si quieres más detalles, visita su sitio oficial.