Cuando el BMW i3 salió a la calle, sus creadores pensaron que se vendería como pan caliente. El cálculo, sin embargo, no fue perfecto y el coche eléctrico ha tenido que recibir un nuevo empujoncito para conquistar a las masas.

Aquel nuevo aire es el BMW i3s.

La “s”, obviamente, es sinónimo de sport, por lo que nos encontramos con una versión mucho más deportiva del modelo.

Señales de ese nuevo espíritu son apreciables en elementos como el parachoques delantero, cuyo spoiler tiene un par de nervaduras (cromadas o en azul hielo) que hacen más imponente su vista frontal. En la misma área también se aprecia que los riñones característicos de la máscara utilizan un negro más brillante y que se extiende a otros lugares de la carrocería.

Ni hablar de sus llantas: son bicolores de 20 pulgadas o negras con 20 mm. extra. Su suspensión, en tanto, rebaja la altura del carro (10 mm.) y entrega un comportamiento mucho más electrizante.

BMW i3s, FRENTE AL VOLANTE

Si bien el motor es el mismo para todas las versiones, este deportivo eléctrico va un paso más allá con el aumento de potencia y torque: 184 Cv y 270 Nm, respectivamente. Con esto alcanza los 100 km/h en 6,9 segundos y desarrolla una velocidad máxima de 160 km/h.

En cuanto a su autonomía, por catálogo se cifra en 280 kilómetros, pero el fabricante asegura que el i3s puede recorrer 200 km. con cada carga completa de las baterías en el uso diario.

Para la conducción, el BMW i3s cuenta con un modo Sport, obvio, el cual modifica los diversos parámetros del auto. Entre ellos la sensibilidad del acelerador y la dirección para que cada Kw de potencia extra recorra las terminaciones nerviosas del conductor.

Con relación al resto de los atributos que el BMW i3s comparte con sus antecesores, encontramos el uso de materiales reciclados, materias primas renovables, fibras y maderas en estado natural que recubren el 80% del automóvil.

La tecnología y electrónica para facilitar la conducción -y proveer de mayor confort y seguridad a sus pasajeros- es algo en que el fabricante no escatima gastos. Sobre todo si es el caso de un tope de línea.

Pantallas multimedia para el panel de instrumentos y el sistema de info-entretenimiento, completa conectividad con teléfonos móviles, comandos por voz y diversas funciones con las cuales el BMW i3s se desenvuelve de forma autónoma (maniobras de estacionamiento o directamente en el flujo vehicular) siendo capaz de mantener la velocidad, distancia e incluso frenar por si sólo, son parte de sus atributos.

Para que se hagan una idea de cuanto equipamiento tecnológico de última generación hay en el BMW i3s, les podemos decir que es muy similar a lo que encontrarán en el BMW i8, el modelo cúspide de la gama de vehículos eléctricos de la marca.

Para el final un video del BMW i3s en su variante más dark: