El hambre por tener un SUV transformó estos vehículos en la gran manzana de Adán en la industria automotriz. Todas las marcas quieren morder este segmento y es lo que finalmente ocurrió con el Lamborghini Urus, un prototipo que la marca italiana viene exhibiendo desde 2012 y que por fin se convirtió en una realidad.

En su diseño, el Urus de Lamborghini luce prácticamente idéntico al prototipo que hemos visto en distintas ferias durante los últimos cinco años. Basta mirarlo, además, para ver el código genético que caracteriza a los deportivos que salen desde los talleres de Sant’Agata.

Por todo lo anterior, lo que hay que revisar en este segundo SUV en la historia de la marca (antes estuvo el Lamborghini LM002) son sus características mecánicas y de equipamiento, muchas de las cuales podemos ver en modelos emblemas como el Aventador S.

Para impulsar este SUV de cinco puertas y gran envergadura, se dispone de un poderoso motor de 4.0L V8 twin turbo con 650 hp y 850 Nm de torque. Una verdadera bestia.

Con tal brío, el Lamborghini Urus levantará el polvo a su paso con un sprint de 0 a 100 km/h en apenas 3,6 segundos. Su velocidad máxima, en tanto, está marcada  en los 305 km/h.

Como es un SUV, la máquina cuenta con tracción 4WD y diferencial autoblocante, pero tal como en otros modelos de la marca, además suma la capacidad de viraje en ambos ejes a alta velocidad. De este modo se maximiza su agarre, adherencia y estabilidad en curvas, mientras que a baja velocidad las ruedas traseras viran en sentido contrario a las delanteras, mejorando su control en maniobras como el estacionamiento.

También cuenta con siete modos de conducción: Strada, Sort, Corsa, Neve, Terra, Sabbia y Ego. Además presenta frenos cerámicos y de carbono, suspensión de aire adaptativa y control estabilizador antideslizamiento. Todo para un mejor control ante su explosiva potencia.

En el apartado de tecnología multimedia, en la consola central hay dos pantallas táctiles, la superior para operar el navegador, el sistema de sonido o la conexión Bluetooth para el smartphone, mientras que la inferior es para el climatizador, la calefacción de los asientos y otras configuraciones de confort.

Finalmente, el panel de instrumentos también es una pantalla con distintas opciones de visualización y si seguimos el recorrido visual nos encontramos con el freno de estacionamiento que es electrónico y automático.

El Lamborghini Urus es un toro que hay que verlo lidiando en tierra y asfalto: