Tecnología y comodidad extrema. Esa es la idea detrás del Audi A8, el coche más innovador en la historia de la marca alemana.

Y la verdad es que la promesa alcanza niveles superlativos.

Se hace algo difícil explicar en su totalidad todo lo nuevo que incorpora el Audi A8, en su cuarta generación, ya que cuenta con una serie de características que lo ponen en la vanguardia de su segmento.

Para comenzar destacamos su red eléctrica de 48 voltios, la cual actúa sobre una serie de sistemas.

Un ejemplo es su trabajo con la suspensión Activa Audi AI. Esta tiene una serie de combinaciones que regula cada rueda de manera independiente, adaptándose y anticipándose a las condiciones de la ruta.

La red eléctrica también alimenta cuatro motores, uno en cada rueda, que reducen el balanceo de la carrocería e incluso elevan al vehículo hasta en ocho centímetros, en menos de medio segundo, en caso de una inminente colisión lateral a más de 25 km/h. Dicho sistema disminuye las consecuencias del impacto, sobre todo en caminos plagados de SUVs.

Los motores eléctricos, más la suspensión mencionada, también favorecen la maniobrabilidad pues proveen dirección a las ruedas traseras.

MENOS BOTONES Y UN SPA

¿Vieron las pantallas? El Audi A8 reduce de manera considerable el uso de botones y los reemplaza por varios displays. El extremo es la versión extendida, A8L, la cual integra una consola central de 5,7″, además de otras dos pantallas en los respaldos delanteros, cada una de 10,1″.

Casi todos los elementos presentes en la cabina pueden ser controlados con las pantallas táctiles. Tanto el cuadro de instrumentos, como el climatizador, las opciones de info-entretenimiento e incluso las opciones de masaje que entrega el vehículo: siete programadas y tres de niveles de intensidad.

En el A8L, incluso, está la opción de masaje en los pies.

En cuanto a la conectividad, el Audi A8 presenta sistemas que permiten una conducción semi-autónoma, así como a distancia. Todo a través de una aplicación para smartphones (Android Auto) que deja conducir el vehículo desde el exterior, por ejemplo, en maniobras de estacionamiento.

Otro aspecto relevante es su sistema de iluminación, donde destaca la opción HD Matrix LED, la cual combina luces láser y OLED, con el objetivo de dar mayor eficiencia.

El Audi A8 es un vehículo híbrido, pero más adelante existirá una versión A8L “Plug-in”, que ni siquiera necesitará ser enchufada. Esto porque se podrá recargar sin cables, mediante un sistema de inducción magnética.

Para saber aún más de las características del Audi A8, les recomendamos visitar el siguiente link.

Cerramos con un video oficial del Audi A8