Renault decidió hacer crecer la familia de su exitoso modelo Megane. Ahora, además del hatchback renovado recientemente, la marca ofrecerá una versión sedán y una station wagon que prometen continuar enamorando almas alrededor del mundo.

Aquí una nueva vista a los integrantes de la familia:

MEGANE SEDÁN

Renault Megane Sedan1

Con respecto al Megane sedán, podemos decir que el fabricante francés revive un automóvil que estuvo vigente hasta 2009 y que por años fue la opción de tres volúmenes para los clientes de la marca. Y ahora volverá a serlo, dado que el Fluence podría ser eliminado del portafolio Renault.

El retorno del Megane trae una estética renovada y que está sincronizada con los nuevos vehículos de la compañía. De hecho, no hay duda alguna de que  el Talisman, actualmente el sedán de fina estampa de la marca, fue el referente y fuente de inspiración para los diseñadores galos.

Renault Megane Sedan4

Pero no todo es cara. La evolución del Megane Sedán no se completa sino se suman las nuevas tecnologías que hoy están disponibles. Su arsenal es de temer.

Renault Megane Sedan5

Se abandona el tablero de instrumentos análogo por una pantalla TFT de 7 pulgadas y el sistema i-surface, una tablet de 8.7 pulgadas multimedia, donde se controla gran parte de las funciones relativas a la información, entretención y confort que brinda este sedán.

A lo anterior se suma un elevado equipamiento para facilitar la conducción y brindar mayor seguridad de marcha, gracias a sus sistemas de detección de punto ciego, control crucero adaptativo, entre otros.

Renault Megane Sedan6

Otro atributo relevante es el maletero. El Megane ofrece una capacidad de 508L y sistema de apertura “Easy Trunk Access” que, dicho de forma simple, es la posibilidad de abrirlo con pasar un pie por debajo del parachoques.

En el habitáculo, en tanto, los diseñadores no se complicaron: conservaron el que se diseñó para el Megane hatchback.

Renault Megane Sedan2

De los motores les podemos decir que habrá una gama compuesta de tres variantes: 1.2L (gasolina), 1.5L (diesel) y 1.6L (diesel), mientras que las transmisiones serán mecánicas o automáticas con opciones de 5, 6 y hasta 7 velocidades.

MEGANE ESTATE

Megane SW5

Básicamente, el Megane Estate replica en gran medida las cualidades de la versión sedán y hactchback: motores, cajas de cambio y el equipamiento tecnológico orientado a la seguridad y confort de marcha.

La gran diferencia es su arquitectura, puesto que al ser un station wagon (Estate) su carrocería se despliega a lo largo de dos volúmenes, lo cual brinda más espacio interior (67 mm más que su antecesor).

Megane SW2

Precisamente la habitabilidad del Megane Estate no sólo acoge de mejor manera a los ocupantes del vehículo, sino que también ofrece gran espacio para la carga. Tumbando las plazas traseras se puede alcanzar una capacidad de hasta 1.500L. Dichas plazas (o asientos) se pueden abatir (40/60) automáticamente.

Megane SW4Si se usa todo el espacio del habitáculo para cargar, vale decir, hasta el asiento del copiloto abatido, se logra portar objetos de hasta 2,7 m. de longitud, algo que en la marca aseguran es un récord en el segmento.

Además de lograr una superficie absolutamente plana (con asientos abatidos), también se pensó en pequeños objetos con espacios adicionales y ganchos para sujeción de bolsas u otros elementos que suelen desplazarse y un vano para guardar el cobertor de carga.

Megane SW

Para finalizar, agregamos que a parte de las cuatro variantes para esta versión del Megane (Life, Zen, Business, Intense) hay una más para quienes a pesar de necesitar un vehículo familiar, no quieren sacrificar del todo el placer de un deportivo. Para ellos está el Megane Estate GT Line que destaca, entre otros, por su sistema 4CONTROL (cuatro ruedas direccionales) y un poderoso motor de 205 hp.